Uso de juguetes como herramientas en las terapias psicológicas

Última actualización: 20.10.20

 

Los juguetes Playmobil fueron concebidos con la visión de permitir a los niños desarrollar su creatividad e imaginación, sin imponer reglas de juego. Lo que no se imaginaba su creador, Hans Beck, era lo útil que estas figuras resultarían dentro de diferentes tipos de terapias psicológicas, tanto para niños como para adultos.

 

Los juegos representativos e imaginativos han estado presentes durante generaciones, y tienen un gran valor educativo para los niños, porque les permiten desarrollar su creatividad, así como responder ante situaciones determinadas según su experiencia y lo que observan en su entorno diariamente. También les ayudan a aumentar sus habilidades sociales y fomentar otros aspectos como el lenguaje, la concentración, entre otros.

En este sentido, muchos profesionales de la psicología infantil y familiar han reconocido la importancia de estos juegos y juguetes en el desarrollo de los niños. Asimismo, le han otorgado un valor significativo a las figuras humanas, como los de Playmobil, para elaborar técnicas terapéuticas que ayudan a los pacientes a expresarse mejor o mostrar sus emociones.

 

Juegos representativos: una forma de expresión

Cuando un niño acude a una consulta psicológica, dependiendo de su personalidad, su primera reacción puede ser cerrarse ante la posibilidad de hablar con un extraño sobre determinado problema.

Por esta razón, dentro de la psicología infantil se aplican las terapias de juego que sirven para evaluar las conductas expresadas por el niño, y a su vez permiten descubrir algunos problemas, reflejados a través del juego.

Una de las técnicas más efectivas es el uso de figuras Playmobil, ya que estas representaciones humanas con pocos detalles permiten a los niños usar su imaginación o experiencia para recrear situaciones vividas, expresar sentimientos ocultos y hablar de lo que les molesta, a través de los juegos de roles. 

Por ello es que en muchos consultorios de psicología infantil es normal ver un rincón de juegos o una casita de muñecas. En este espacio los niños pueden tomar las figuras y representar los roles que hay dentro de su familia, las situaciones que viven en casa y mostrar cómo son sus relaciones con las figuras primarias o parentales. 

Cuando los niños entran al consultorio y ven que no tienen que hablar, sino que pueden sentarse a jugar, aumenta su comodidad, pues no se sienten presionados ni interrogados.

Vínculo niño-terapeuta

Para los psicólogos es muy importante establecer un vínculo con sus pacientes, ganarse su confianza y desarrollar empatía para que estos se sientan cómodos al expresar sus problemas.

En el caso de la psicología infantil, este vínculo se logra justamente a través del juego, ya que no es el terapeuta quien determina el desarrollo de la sesión, sino que el niño va identificando las pautas y soluciones a sus problemas, a través de la representación con las figuras.

Por esta razón, los muñecos Playmobil son una herramienta muy importante dentro de las terapias infantiles, y  lo mejor es que no representan ningún riesgo físico, pues, incluso existe la línea Playmobil 123, cuyos bordes son más redondeados para evitar cualquier tipo de lesión en los niños, también hay una serie de figuras orientadas para su uso en terapias psicológicas.

Lo mejor de esto es que el uso de los muñecos Playmobil no ha demostrado gran eficacia solo con los niños, sino que también se ha aplicado con éxito en sesiones de constelación familiar, terapias de pareja y coaching laboral, para conseguir una mayor interacción entre los miembros, a través de la representación de diferentes situaciones, planteando así las posibles soluciones a los problemas. 

 

Playmobil en el psicodrama

El psicodrama es una herramienta psicológica, diseñada por Jacob Levy Moreno, en la que se hace una representación simbólica que permite tener una perspectiva diferente o más amplia sobre determinado problema. A su vez, es posible proponer soluciones a la situación, considerando las emociones propias y colectivas.

Su creador era psiquiatra, psicólogo y profesor de diferentes universidades, que comenzó a practicar el teatro de improvisación. Fue allí donde observó cómo los niños, a través del juego e interpretación de varios roles, eran capaces de resolver problemas cotidianos y aplicarlos al terminar el juego. 

En consecuencia, Moreno asume que la acción exterior, en este caso la representación teatral, permite explorar el mundo interior, descubrir sentimientos y exteriorizar emociones. 

Para aplicar esta terapia, los psicólogos usan figuras de Playmobil porque son fáciles de manipular y los diferentes roles que pueden representar potencian su utilidad. No tiene que ser un set específico ni el mejor Playmobil 123 del momento, pero sí una variedad de muñecos, femeninos, masculinos, niños y ancianos, para que el paciente tenga todos los elementos necesarios al momento de hacer la representación. 

Los elementos del psicodrama

En la sesión de psicodrama el terapeuta define algunos elementos. En primer lugar el protagonista, que es el paciente. Seguido del director, que es el psicólogo, después están los actores, personificados por todos los demás muñecos Playmobil y que tienen algún rol dentro de la situación que se va a representar.

También se escoge un escenario, el cual puede ser la superficie de la mesa o escritorio, después se establece un diálogo que va a ser guiado por el terapeuta, el director, para que el protagonista (el paciente) interactúe con todos los actores de su problemática. 

Este diálogo es terapéutico y sanador, porque permite al paciente expresar sus sentimientos de forma espontánea, creativa y decir en voz alta sus necesidades. 

Por otra parte, se genera una acción motivada por el diálogo, la cual desencadena varios movimientos en el escenario hasta que el protagonista plantea la mejor solución al problema. Finalmente, se da lugar al insight, es decir, que el paciente toma conciencia de la solución que surgió y cómo debe aplicarla. 

De esta forma, vemos como unos pequeños juguetes utilizados por un adulto pueden convertirse en el canal de salida de emociones y sentimientos que están guardados desde hace mucho tiempo.

Por otro lado, como padres podemos valorar la importancia de juguetes como los de Playmobil y prestar más atención a las horas de juego de los niños, pues a través de sus representaciones podemos conocer si están pasando por alguna situación de la que no han querido hablar, o notar conductas diferentes que pueden ser una señal de problemas que merecen la evaluación de un especialista.

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments