Trabalenguas infantiles difíciles

Última actualización: 22.09.21

 

Los trabalenguas infantiles les permiten a los pequeños pasar un rato lleno de diversión y risas. También, son la mejor oportunidad para mejorar la articulación de palabras mientras los recitan lo más rápido posible. Y, aunque se equivoquen varias veces, lo importante es animarlos para que dominen incluso los trabalenguas complicados.

 

Los trabalenguas difíciles son oraciones o frases difíciles de decir que se forman con palabras cuyos sonidos son similares entre sí. De ahí que, supone todo un reto para aquellos que buscan pronunciarlos y, más aun, si lo hacen con velocidad. Si buscas trabalenguas en español que reten las habilidades de los pequeños e incluso de los padres, revisa los siguientes.

 

Trabalenguas difíciles

Dentro de estos podrás encontrar algunos trabalenguas populares compuestos por palabras complicadas. Los cuales, pueden ayudar al niño a dejar a un lado sus problemas de rotacismo, sigmatismo o pronunciación en general, al practicar trabalenguas con s, r y otros tantos trabalenguas cortos.

  1. Pablito clavó un clavito en la calva de un calvito. Un clavito clavó Pablito en la calva de un calvito. ¿Qué clavito clavó Pablito?.
  2. Se sienta el que tiene sesenta, se sienta el que se encuentra cansado. Si sientes que tienes sesenta, el asiento te has ganado.
  1. Hugo tuvo un tubo, pero el tubo que tuvo se le rompió. Para recuperar el tubo que tuvo, tuvo que comprar un tubo igual al tubo que tuvo.
  1. Tres tristes tigres tragaban trigo en tres tristes trastos sentados tras un trigal. Sentados tras un trigal, en tres tristes trastos tragaban trigo tres tristes tigres.
  1. Cuando cuentes cuentos, cuenta cuántos cuentos cuentas, porque si no cuentas cuántos cuentos cuentas, nunca sabrás cuántos cuentos cuentas tú.
  1. Pancha plancha con cuatro planchas. ¿Con cuántas planchas plancha Pancha?.
  1. Mariana Magaña desenmarañará mañana la maraña que enmaraña Mariana Magaña.
  1. Erre con erre, guitarra; erre con erre, carril: rápido ruedan los carros, rápido el ferrocarril.
  1. En las partes de partes que tú repartes, Veo que partes pronto para otra parte. Más si partes, me partes de parte a parte.
  1. Confucio confabulaba una confusa confabulación confundido no confiaba en la confundida confabulación que Confucio acababa de confabular.

Trabalenguas difíciles largos

Los trabalenguas graciosos puede ser una buena opción para practicar y entretenerse en grupo. En este sentido, los trabalenguas largos contienen frases muy pintorescas y divertidas. Siendo así, atractivos de memorizar.

  1. Tengo una gallina pinta, pipiripinta, pipirialegre y gorda, que tiene tres pollitos pintos, pipiripintos, pipirialegres y gordos. Si la gallina no hubiera sido pinta pipiripinta, pipirialegre y gorda; los pollitos no hubieran sido pintos, pipiripintos, pipirialegres y gordos.
  1. Un trabalengüista muy trabalenguado creó un trabalenguas muy trabaluengoso. Ni el mejor trabalengüista ni el más trabalenguado pudo trabalengüear aquel trabalenguas tan trabalenguoso.
  1. Me han dicho un dicho, que dicen que he dicho yo. Ese dicho está mal dicho, pues si yo lo hubiera dicho, estaría, mejor dicho, que ese dicho que dicen que algún día dije yo.
  1. Si mi gusto gustara del gusto que gusta a mi gusto. Tu gusto gustaría del gusto que gusta mi gusto. Pero como tu gusto no gusta del gusto que gusta a mi gusto. Mi gusto no gusta del gusto que gusta a tu gusto.
  1. María Chuchena techaba su choza, y un techador que por allí pasaba, le dijo: María Chuchena, ¿tu techas tu choza o techas la ajena? Ni techo mi choza, ni techo la ajena, que techo la choza de Maria Chuchena.

 

Trabalenguas para subir de nivel

Si consideras que los niños han pronunciado todos los trabalenguas españoles e incluso dominan las palabras difíciles de escribir; seguidamente encontrarás algunos trabalenguas para lograr una pronunciación de otro nivel.

  1. El otorrinolaringólogo de parangaricutirimicuaro, se quiere desotorrinolangarparangaricutirimicuarizar. El desotorrinolaringaparangaricutimicuador que logre desotorrinolangicutirimucuarizarlo, buen desotorrinolaringaparangaricutimicuador será.
  1. Tengo una muñeca despescuecipelicrespa, ¿quién me la despecuecipelicrespará? El despelicuecipelicrespador que me la despescuecipelicrepe, buen despelicuecipelicrespador será.
  1. El ácido desoxirribonucleico se quiere desacidodesoxirribonucleicoizar. Aquel que lo desacidodesoxirribonucleicoice un buen desacidodesoxirribonucleicoizador será.

Los trabalenguas en la infancia

Estos desafíos lingüísticos formados con palabras difíciles de pronunciar si bien generan diversión entre una y otra equivocación, son recomendados para que los niños desarrollen su lenguaje. Además, los trabalenguas en primaria suponen un gran reto educativo para ejercitar el vocabulario y su precisión.

En este mismo contexto, practicar la articulación de palabras difíciles en español por medio de estas alternativas, asegura el combate de las dislalias, que son alteraciones que impiden la pronunciación de algunos fonemas. Así mismo, los trabalenguas resultan ser herramientas que mejoran la rapidez del habla, ejercitan los músculos del rostro y la lengua.

Al conseguir la fluidez verbal, gracias a los trabalenguas difíciles, el niño se sentirá impulsado por dejar a un lado el miedo de trabarse al hablar en público. Por tanto, son una buena alternativa para disminuir la tensión antes de subir a escena. Aunado a ello, los trabalenguas ejercitan la memoria, ya que entre varias prácticas se logran aprender las frases rápidamente y con fluidez. Finalmente, los trabalenguas les invitan a los niños a aumentar su interés y dedicación por superar los retos y recitar cada oración con mayor velocidad.

 

¿Cómo lograr pronunciar los trabalenguas?

Estas frases complicadas que contienen sílabas y sonidos muy similares entre sí, podrían ser difíciles de pronunciar en un primer momento. Pero, al iniciar su práctica lo primero es optar por trabalenguas cortos y difíciles. Y, una vez superados aumentar de nivel.

Caso similar debe ocurrir con las palabras difíciles. Intenta pronunciarlas una y otra vez, hasta dominar su pronunciación. También, es factible separarlas hasta encontrarles el sentido a cada una de las sílabas que las componen.

En conclusión, los trabalenguas muy difíciles resultan ser una buena alternativa para disfrutar los ratos en familia y al mismo tiempo mejorar el lenguaje. Pero, si deseas probar otras alternativas, practica con algunas adivinanzas o juguetes educativos que aseguren el entretenimiento y el desarrollo cognitivo, social, emocional y físico del niño.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS