Top 5 chistes para niños

Última actualización: 30.11.20

 

Contar chistes es una de las formas más sencillas de hacer reír a las personas, por lo tanto, animar a los niños a aprender algunos es una manera fácil para asegurar que los pequeños siempre tengan humor para ellos y para los demás. Además, contar chistes tiene diversos beneficios que mejorarán la vida de las personas, sin importar la edad.

 

Para disfrutar de una vida saludable, sin importar la edad que se tenga, es necesario tener una rutina que combine efectivamente una dieta balanceada y ejercicio regular. Sin embargo, hay algo que brinda mucha salud y que se obtiene sin esfuerzo y sin invertir dinero: la risa.

Soltar una buena carcajada es la mejor forma de empezar el día, por lo tanto, es algo que se debería intentar lograr siempre. Además de eso, si eres padre, deberías animar a tus hijos a vivir su vida entre risas y felicidad.

Una de las mejores formas de hacer reír a los demás es tener un repertorio con los mejores chistes del mundo o con chistes malos que dan risa, si así lo prefieres. La comedia es una buena forma de aligerar el ambiente, como también puede convertirse en una manera de relacionarse sanamente con los pequeños, ayudándoles con diversas habilidades al animarlos a contar chistes buenos y graciosos.

 

¿Qué beneficios brindan los chistes infantiles?

Decir pequeñas frases o relatos llenos de elementos cómicos no solamente permitirá que los niños se rían constantemente. De hecho, que un pequeño logre contar chistes buenos es un hito que debe ser celebrado y motivado, pues trae muchos beneficios al cerebro.

Empatía: Al igual que el humor dice mucho de la inteligencia, también está científicamente probado que las personas humorísticas tienen un mejor manejo de las emociones. Si tu niño es fanático de los chistes, podría desarrollar una inteligencia emocional de primera y una mayor empatía con las demás personas. Saber cuándo es necesario un chiste, y en qué momento está de más, es algo muy importante, y esto podrá entenderlo de mejor forma alguien que se dedique a contar chistes con frecuencia.

Memorización: Tener un repertorio de chistes cortos para niños en la mente requiere de una memoria bastante fiable, para no olvidar ni un solo detalle. Por lo tanto, que los niños recuerden muchos chistes puede ayudarlos a desarrollar su memoria, para mejorar la capacidad de retención de información que tienen los pequeños.

Vocabulario: Los chistes para niños no siempre tienen palabras simples; de hecho, es posible que algunos tengan palabras complejas que constituyen la parte graciosa del chiste. Esto significa que los niños deberán expandir su vocabulario para poder entender y repetir este tipo de chistes, lo cual es realmente beneficioso para ellos.

Inteligencia: Está científicamente probado que las personas que llevan su vida con humor son más inteligentes. La espontaneidad para decir comentarios graciosos, crear chistes muy buenos sin ayuda y la rapidez al entender estos pequeños fragmentos narrativos son signos de una gran inteligencia. Por esa razón, vale la pena seguir riendo siempre.

Imaginación: Haciendo uso de su imaginación los niños podrán crear los mejores chistes, si se lo proponen.  Esta búsqueda de palabras y eventos cómicos puede ser un gran estimulante para la imaginación y creatividad de los pequeños, por lo que siempre es bueno animarlos a crear sus propios chistes.

Autoestima: Cuando los niños cuentan chistes largos o chistes cortos buenos estarán venciendo su timidez, pues deberán pararse frente a alguien más e intentar hacerle reír a toda costa. Esto no solo incluye, simplemente, decir las palabras necesarias, sino utilizar movimientos exagerados y hasta diferentes voces, lo cual empujará a los niños a expresarse sin vergüenza.

Además de eso, lograr hacer reír a alguien más puede brindarles gran satisfacción y confianza a los pequeños, lo cual añadirá puntos positivos a su autoestima.

5 chistes para niños que seguramente te harán reír

Existen millones de chistes alrededor del mundo y, gracias a la creatividad e imaginación de muchas personas, seguramente se están creando muchos chistes cada segundo, para seguir brindando carcajadas a todos.

Los chistes para niños cortos usualmente tienen como protagonista un animal o a un niño llamado: Jaimito, Pepito, Juanito o Paquito. Sin embargo, sin importar quién sea el protagonista, estas narraciones se caracterizan por mantener un humor infantil, para que los niños puedan entenderlos y sentirse identificados con algunos de ellos.

Es necesario prestar atención a los chistes a los que están expuestos los niños, pues existen algunos chistes que igualmente se transmiten frecuentemente entre amigos, pero que tienen un humor adulto que no es apto para los pequeños. Lo mejor que se puede hacer es mantener la inocencia de los pequeños, con juguetes educativos y chistes sanos aptos para su edad.

 

1) El zorro inglés:

Si el pequeño disfruta de los chistes de animales, entonces seguramente estará encantado con el chiste del zorro inglés.

“Un perro mexicano y un zorro inglés chocaron accidentalmente en un paseo por Inglaterra.

El zorro rápidamente se disculpa con cortesía: Oh, I’m sorry!

Y el perro enseguida respondió: Oh, I’m perry!”

 

2) El tomate:

Los chistes malos, a veces son tan malos, que terminan dando risa. Por lo tanto, vale la pena incluir en el repertorio a uno de estos cortos relatos.

“¿Sabes cuál es el baile favorito de un tomate? ¡La salsa!”

 

3) Jaimito y las frutas:

El pícaro Jaimito es protagonista de muchos chistes y, en este caso, demuestra cómo salvarse de las matemáticas con humor.

“Un día, en la clase de matemáticas, la maestra le pregunta a Jaimito:

-Jaimito, si en una mano tengo 10 duraznos y en la otra tengo 5 piñas, ¿qué tengo?

– ¡Unas manos muy muy grandes, maestra!”

4) Pepito y el inglés:

Pepito, como muchos niños, quiere aprender inglés. Sin embargo, esperamos que tu pequeño entienda más rápido que el distraído Pepito.

“Pepito le pregunta a su amigo Juanito:

-Juanito, Juanito. ¿Cómo se dice nariz en inglés?

-Nose.

-¿Tú tampoco sabes?”

 

5) El perro bilingüe:

Los animales también pueden aprender otros idiomas, y esto lo demuestra el siguiente chiste.

“Un perro se encontraba ladrando en el jardín, cuando de pronto se aparece su amigo.

-Guau, guau- dice el primer perro.

– Miau, miau- dice el segundo.

Entonces, el primer perro confundido pregunta:

-¿Por qué maúllas si tú eres perro y no gato?

Y el otro, ofendido, le responde:

-¿Acaso ahora uno no puede aprender idiomas?”

Sorprender a tu hijo con uno de los mejores juguetes podría sacarle una gran sonrisa, sin embargo, a veces basta con contarle un buen chiste para que se ría a carcajadas. Lo mejor es que estos últimos son gratis, ingeniosos y estimulan la imaginación de los niños. 

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments