Astronomía para niños: el sistema solar

Última actualización: 22.06.21

 

La curiosidad de los niños por aprender sobre todo aquello que les rodea, incluso por las cosas que no ven a simple vista, como el sistema solar. De ahí, la necesidad de que los padres estén preparados para explicarles y responder a sus interrogantes y ayudarles a comprender de forma divertida tales conocimientos.

 

En el universo existen innumerables galaxias y dentro de ellas se encuentra la Vía Láctea. Cuya forma es parecida a un espiral que contiene varios brazos. Este es solo el principio de todo lo que se encuentra en el sistema solar.

 

¿Qué es el sistema solar?

El sistema solar está formado por una estrella central, el sol y 8 planetas de los cuales uno es la tierra. Además de todos esos elementos, también hay satélites del sistema solar, asteroides, meteoritos, polvo, gas, otros cuerpos celestes y el espacio que queda entre ellos.

Existen varias teorías que explican cómo se creó. Pero entre las más aceptadas se conoce que este conjunto planetario se formó hace unos 4.600 millones de años, después de que una gran nube de gas y polvo colapsara, gracias a la fuerza de gravedad.

De ahí, es como se formó el sol, pues la mayor parte de esa materia se acumuló de manera céntrica y caliente. El resto de polvo y gas se unió y creó los protoplanetas, que posteriormente se destruyeron o fusionarón para dar paso a los planetas del sistema solar.

 

Lo que debes saber del sistema solar

Aunque algunos piensan que el sol es un planeta, lo cierto es que se trata de una gran estrella que emite calor y luz propia. Así mismo, es el elemento más grande del sistema, prácticamente está formado por el 99,85% de su materia.

Dentro de la órbita del sol se encuentran los 8 planetas del sistema solar. Los cuales, son cuerpos celestes que no tienen luz propia, pero son los que ejecutan el movimiento del sistema solar. Estos cuerpos sólidos se mueven y giran alrededor del sol, hecho conocido como traslación. Una vez que la tierra logra completar la órbita alrededor del sol en 365 días, termina un año. De igual manera, los planetas giran sobre sí mismos. Este movimiento de rotación en el planeta tierra dura 24 horas.

Ahora bien, el orden de los planetas, en función de su distancia con el sol, corresponde a Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Los cuatro primeros son cuerpos rocosos o terrestres y el resto gaseosos. Conoce un poco de ellos:

Planetas rocosos

Mercurio es el planeta más cerca del sol y sin contar los cuerpos enanos también resulta ser el planeta más pequeño. No contiene satélites cerca de su órbita y está compuesto por una cubierta rocosa llena de cráteres. Su atmósfera está constituida por trazas de hidrógeno y helio.

Por su parte, Venus se logra distinguir en las noches, pues es muy brillante. De ahí que, se le conoce como el lucero del alba. Esto se debe a que contiene nubes espesas que reflejan la luz solar.

La tierra es el tercer planeta, el lugar donde habitan los seres humanos y otras especies. En sí, la tierra en el sistema solar es el único conocido donde hay vida. Su estructura está conformada por una corteza, manto y núcleo. Además, es de forma achatada en los polos y su superficie está cubierta con 70% de agua.

Finalmente, entre los planetas rocosos se encuentra Marte. Su alto contenido en óxidos de hierro le proporciona el característico color rojo. Sus ciclos de estaciones y períodos de rotación son parecidos a los del planeta tierra. Además, cabe mencionar que ante la baja presión atmosférica, en marte el agua se encuentra en estado sólido. Este planeta tiene dos satélites en forma irregular, Fobos y Deimos.

 

Planetas gaseosos

Júpiter es el planeta más grande del sistema solar, está compuesto por hidrógeno y helio. Dentro de su órbita se avistan 63 lunas, de las cuales destaca Ío, Europa, Ganímedes y Calisto.

Saturno por otro lado, contiene un sistema de anillos formados por rocas y agua helada. También cuenta con innumerables satélites naturales, entre ellos Hyperion e Iapeto.

Urano es un planeta muy frío, dado que está bastante alejado del sol. Cuenta con una atmósfera mezclada por hidrógeno, helio y metano. Este último elemento es el responsable de su color azulado. Algunos de sus satélites son Titania, Oberón y Miranda.

Por último, se encuentra Neptuno, el planeta más lejano en referencia al sol. Este cuerpo está compuesto por una atmósfera llena de hidrógeno y helio. Y gracias a las partículas de polvo, cuenta con un sistema de cuatro anillos.

Otros cuerpos estelares

Dentro del sistema solar se encuentran planetas enanos, que son cuerpos pequeños que orbitan alrededor del Sol. Dentro de ellos se encuentran Ceres, Eris, Makemake, Haumea y Plutón. Este último desde que fue descubierto se consideraba como un planeta. Sin embargo, a partir del 2006 la Unión Astronómica Internacional acordó que Plutón cumplía con las características de los planetas enanos.

De igual manera, existen satélites naturales, que son cuerpos que giran alrededor de un planeta que suele ser más grande. En la órbita de la Tierra solo hay un satélite natural, la Luna. Los satélites artificiales por su parte, son aquellos que se fabrican y se lanzan al espacio para obtener información.

A su vez, dentro de este espacio estelar se encuentran los asteroides que son cuerpos rocosos, metálicos o carbonáceos. Otros son los cometas que se forman por hielo, polvo y rocas. Y finalmente, los meteoroides, que resultan ser más pequeños que los cometas y asteroides.

Habiendo conocido un poco acerca de los cuerpos que componen el sistema del cual forma parte la tierra, los padres podrían aprovechar para realizar actividades sobre el sistema solar para niños en donde se utilicen varios recursos, incluso algunos materiales reciclados para representarlos.

Si no quieres realizar una representación por tí mismo, una forma interesante y divertida es emplear fichas para trabajar el sistema solar con niños de primaria, que se pueden adquirir en tiendas o en línea. Por otro lado, no está de más realizar algún dibujo del sistema solar que les permita a los niños identificar todos los elementos de manera más gráfica, al tiempo que quizá, reproducen una canción del sistema solar, para reafirmar los conocimientos.

Ahora bien, si deseas invertir un poco más de dinero, podrían aprovechar la compra de juguetes educativos que estén relacionados con esta temática. Lo importante es invitar a los pequeños a que mantengan activo el interés por explorar e indagar sobre lo desconocido.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS