¿Cómo hacer un robot casero?

Última actualización: 22.09.21

 

La robótica está revolucionando el mundo de la tecnología. Es por esto que cada vez más personas de todas las edades quieren aprender sobre diseño, construcción y uso de robots, con el objetivo de facilitar algunas tareas a nivel doméstico e industrial. No obstante, en casa se puede elaborar uno sencillo.

 

Hacer robots ya no es una actividad exclusiva de los ingenieros mecánicos y electrónicos, gracias a que cada vez tenemos más acceso a la información a través de internet y podemos reutilizar piezas de otros aparatos que tenemos en casa. Así es como han surgido los juguetes hechos con material reciclado. En esta oportunidad, te presentamos dos opciones muy sencillas para hacer robots caseros.

1. Insecto robot

La clave de este robot es conseguir un motor vibrador lo suficientemente pequeño, por lo que debemos pensar en los aparatos que vibran, por ejemplo, los mandos de las consolas de videojuegos y los teléfonos móviles. Seguro que entre los objetos que ya no usas tienes algún aparato viejo al que le puedes sacar el motor vibrador para construir un robot. 

Los otros materiales son todavía más sencillos de encontrar, solo necesitas una pila de botón, alambre de cobre, cinta de doble cara y un cepillo de dientes que ya no uses. Al final, podrás decidir si le quieres dar un aspecto de insecto, con ojos, antenas y hasta alas, también le puedes dar un nombre divertido a la nueva especie que has creado.

  1. Para comenzar, identifica el motor vibrador en el móvil o mando antiguo que tengas. Anteriormente, estas piezas tenían una parte fija y otra que giraba para producir el zumbido y la vibración, pero los motores vibradores más nuevos tienen el aspecto de una pila de botón. Es importante que lo extraigas con mucho cuidado para no dañar los circuitos. 
  2. Una vez que tengas el motor, debes colocar un alambre de cobre en cada una de sus polaridades. Para esto lo más recomendable es utilizar el soldador de estaño. Si has conseguido un motor que tiene los cables instalados, entonces puedes pasar directamente al próximo paso. 
  3. No necesitas el mango del cepillo de dientes, sino solamente el cabezal donde están las cerdas; por esta razón, debes cortarlo. Es posible que puedas hacerlo ejerciendo presión con las manos, pero, de lo contrario, puedes utilizar una sierra manual o de marquetería. También, puedes aplicar calor en caso de que sea un cepillo de plástico. 
  4. Es hora de fijar la pila de botón y el motor vibrador en la parte superior del cabezal del cepillo de dientes. Para lograrlo, es posible utilizar la cinta de doble cara o una pistola de silicona.
  5. Ya puedes unir los cables del motor con los de la pila. Notarás que la vibración hace que el cabezal del cepillo se mueva por toda la superficie produciendo un zumbido, como si se tratara de un insecto. Y eso es todo, ya sabes cómo hacer un robot fácil para niños. Recuerda que puedes usar toda tu creatividad para darle un aspecto más realista.

2. Robot artista

Si a tus niños les gusta el Lego Creator (pulsando este enlace puedes encontrar algunas opciones de compra), seguro les encantará este juguete reciclado que puedes hacer con tus propias manos y sin gastar mucho dinero, además, los pequeños de la casa disfrutan mucho participar en este tipo de proyectos familiares.

El núcleo principal de este robot reciclado para niños es un motor de 3 V. Es verdad que lo venden en tiendas virtuales a un precio muy bajo, pero también puedes sacarlo de algún aparato antiguo que ya no sirva, por ejemplo, una grabadora de CD, un walkman, una impresora y hasta una batidora. También, necesitarás un portapilas para 2 pilas AA, que puedes conseguir dentro de un juguete viejo. Los demás materiales son 1 vaso de plástico, cartulina blanca, rotuladores y un cuchillo. En cuanto a la decoración, el límite lo decides tú. 

  1. Lo primero en este caso es colocar el motor de 3 V en la base del vaso. Para esto debes voltear el vaso y abrir con la punta de un cuchillo dos pequeños agujeros en la base; de modo que puedas pasar los cables del motor. Además, debes fijar el motor al vaso con cinta adhesiva de doble cara.
  2. Hay que conectar los cables del motor que han quedado dentro del vaso, con los cables del portapilas (debe tener las pilas incorporadas). Es bueno usar cinta aislante para evitar un cortocircuito. Con la ayuda de la cinta de doble cara, debes pegar el portapilas en una de las paredes internas del vaso, cuidando que el interruptor on/off quede en una posición de fácil acceso.
  3. Es momento de colocar las patas del robot. Para esto, debes utilizar rotuladores de colores, pueden ser 4 o más patas, lo importante es que el robot se pueda mantener en pie. Es importante fijar los rotuladores por la parte externa del vaso con cinta adhesiva, pero es necesario que las puntas de los rotuladores queden en la parte inferior.
  4. A continuación, será necesario crear una hélice con un corcho de botella y un palito de madera. El corcho va en el eje del motor, sin embargo, es posible utilizar cinta adhesiva para fijar mejor la hélice. 
  5. En este punto, solo tienes que extender la cartulina blanca que servirá de lienzo para el robot artista. Solo queda encender el portapilas para que la hélice comience a girar y colocar el robot sobre la cartulina para que haga su magia. Es posible utilizar las manos como barrera para que el robot no salga de la cartulina. 
  6. Quizás quieras darle un estilo propio a tu robot, para esto puedes utilizar elementos de manualidades que tengas en casa.

Ahora que sabes cómo hacer robots caseros, puedes pensar en otros juguetes reciclados fáciles de hacer, utilizando estos y otros materiales para construir artefactos curiosos y divertidos junto a los pequeños de la casa.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS