Playmobil, la marca que surgió con la crisis petrolera

Última actualización: 20.10.20

 

Las grandes ideas surgen en momentos de crisis, y este es el caso de la marca alemana de juguetes Playmobil que nació en el contexto de la primera crisis petrolera en la década de los 70. En esta época imperaba la necesidad de reducir la cantidad de plástico utilizada en la elaboración de los productos para maximizar ganancias.

 

Durante los años 70 se produjo la primera crisis petrolera, cuando la OPEP restringió la exportación del hidrocarburo a los países que apoyaron a Israel frente al conflicto bélico con Siria y Egipto. Esto trajo como consecuencia un incremento en los precios del petróleo, afectando a los países industrializados que dependían de esta materia prima.

En este sentido, el sector industrial de Alemania también se vió afectado, así que Horst Brandstätter, dueño de la compañía alemana Brandstätter Group, especializada en fabricar juguetes de plástico como coches y el popular hula hoop, pidió al jefe de desarrollo, Hans Beck, que diseñara un nuevo tipo de juguete, más pequeño para reducir el plástico en la fabricación, disminuyendo costes y aumentando las ganancias.

La idea de Brandstätter era mantenerse en la línea de los coches, pero el creativo Hans Beck tenía otra idea gestándose en sus bocetos.

 

Inspiración en los niños

Hans Beck nació en la ciudad de Turingia en Alemania, y creció en la localidad de Zirndorf. Hizo sus primeros juguetes para sus hermanos menores y se formó como carpintero, años después, comenzó a trabajar en el sector de aeromodelismo en la empresa Geobra Brandstätter desde 1958. Beck permaneció años trabajando en esta empresa y fue cuando en 1971 recibió el pedido especial de su jefe para el diseño de una nueva gama de juguetes.

Beck comenzó su investigación porque quería un juguete que estimulara la imaginación de los niños, sin establecer reglas de juego. Fue así que este se inspiró en los dibujos que los pequeños realizaban y en el que el común denominador eran figuras con cabezas grandes, que solo tenían ojos y una sonrisa, sin detalles de orejas ni nariz. 

La interacción con los niños le permitió a Beck observar cómo los pequeños usaban su imaginación y creatividad para representar infinidades de historias y opciones con las figuras simples que él les entregaba. 

Esta idea no gustó mucho a Brandstätter, pero la problemática con la materia prima hizo viable el proyecto, y fue así que en 1974 se exhibieron los primeros modelos de Playmobil en la Feria del Juguete de Nuremberg.

Su receptividad no fue la esperada. Sin embargo, una empresa neerlandesa reconoció el potencial de este nuevo universo de juguetes y compró toda la producción anual. De esta forma, las figuras de Playmobil comenzaron a venderse en todo el mundo a partir del año 1975.

Simplicidad e imaginación

Las características únicas de los muñecos Playmobil emulan una figura humana simple, de cabeza grande, ojos y sonrisa. Su tamaño de bolsillo los hace ideales para ser los compañeros de juego favoritos de los pequeños, porque se los pueden llevar a donde quieran.

La posibilidad de intercambiar accesorios, vestimenta y profesión a las figuras es un estímulo para la creatividad de los niños, que no tendrán limitaciones a la hora de crear sus personajes y representar las más fantásticas historias.

A diferencia de otros juguetes con figuras humanas, los muñecos Playmobil pueden mantenerse en pie gracias a su diseño. Además, las manos con forma de U, facilitan el agarre de los accesorios como herramientas, instrumentos, armas, entre otros.

Por su parte, los diferentes escenarios, que permiten crear un universo de diversión, ayudan a los niños a fomentar su imaginación recreando historias cotidianas o de fantasía, sin límites ni reglas. 

 

Un Playmobil para todas las edades

Con la gran aceptación que ha tenido este juguete a lo largo de los últimos 45 años, en la década de los 90 se observó la necesidad de llegar a los más pequeños, pero para ello se tenían que adaptar los juguetes para ofrecer mayor seguridad a los bebés y tranquilidad a sus padres.

En consecuencia, se diseñó la línea de juguetes Playmobil 123, manteniendo las características distintivas de los tradicionales muñecos y escenarios, pero cuidando los acabados para evitar bordes puntiagudos, accesorios filosos y otros elementos que pusieran en riesgo la seguridad de los pequeños.

De esta forma, en la actualidad puedes hacer una comparativa de Playmobil 123 y encontrar modelos para bebés desde los 18 meses de edad, con colores llamativos y diseños atractivos, que fomentan, también, el aprendizaje de conceptos básicos.

Al mismo tiempo, los pequeños pueden usar su imaginación para representar roles y situaciones que observan diariamente, desarrollando así muchas habilidades como el lenguaje, la motricidad fina, la socialización, entre otros.

Con respecto a los demás escenarios, en la actualidad existen más de 30 universos diferentes Playmobil, combinables entre sí y con diseños unisex, considerando que el 55% de sus clientes son niños y el restante, niñas. De esta forma, Playmobil ha cubierto muy bien la demanda ofreciendo sets para todos los gustos, especialmente con la licencia de personajes, películas y programas infantiles clásicos como Scoby Doo, Cazadores de Fantasmas, Regreso al futuro, Heidi y otros títulos que siguen siendo atractivos para los niños y nostálgicos para los adultos. 

Hechos curiosos sobre Playmobil

La popular marca de juguetes tiene ciertos anécdotas que vale la pena conocer y uno de los más impresionantes es que se han fabricado más de 2.700 millones de estos muñecos con decenas de temáticas diferentes, y anualmente se fabrican 100 millones de figuras en la fábrica de Malta.

Al respecto, las estadísticas indican que en esta fábrica se realizan 3,2 muñecos por segundo, mientras que en el mundo nacen 2,6 personas por segundo. En consecuencia, las figuras de Playmobil superarán en número a los habitantes de la Tierra paulatinamente. 

Otro hecho a destacar es que desde la primera figura, hecha en 1974, se han mantenido las mismas dimensiones en los muñecos: 7,5 cm, así que las figuras vendidas a lo largo de estos 45 años son combinables entre sí. Por lo que ni el año del juguete ni la colección afectan la compatibilidad de las piezas.

Por otro lado, la gran popularidad que adquirieron estos juguetes en todo el mundo permitió la creación de asociaciones de coleccionistas y aficionados para organizar diferentes tipos de eventos relacionados con la franquicia. En España existen dos: Aesclick y Somosclicks, que puedes conocer y seguir a través de sus redes sociales.

Como ves, Playmobil se estableció en el sector de los juguetes como uno de los pioneros en los juegos representativos y figuras humanas simples, para estimular la creatividad de los niños, rompiendo récords de ventas y facturaciones millonarias. Una marca que se sigue proyectando para el futuro conservando los principios de su fundador, Horst Brandstätter, y honrando el legado creativo de Hans Beck.

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments