El Pilla pilla o Tula

Última actualización: 22.09.21

 

Cuando los niños juegan pilla pilla no solo están poniendo en funcionamiento los músculos de su cuerpo, sino que también tienen que pensar con agilidad para reaccionar ante los cambios repentinos de dirección y velocidad, lo que permite desarrollar reflejos más rápidos y la capacidad cognitiva de los niños.

 

Existe la certeza de que los niños en todo el mundo alguna vez han jugado a perseguirse unos a otros solo por diversión. En España, este juego se conoce como pilla pilla o tula y en la mayoría de las sociedades se ha convertido en una actividad típica de la niñez. El pilla pilla en inglés recibe el nombre de tag, pero en algunas zonas de Estados Unidos también se le llama tick o touch. En lo que se refiere a Centroamérica, es conocido como encantado, eres, o simplemente te toqué. Asimismo, tú la llevas es un juego que puede incorporar un objeto para distinguir al perseguidor de los demás jugadores.

 

¿Cómo jugar al Pilla pilla?

Básicamente las reglas son las mismas en todas las versiones del juego del pilla pilla: un niño debe perseguir a los demás tratando de tocarlos. Una vez que lo logra, los niños perseguidos pasan a pillar al resto de los jugadores hasta que no quede ninguno. Por lo tanto, el último niño es el ganador de este juego de pillar.

Por otro lado, en la mayoría de las variaciones, los niños suelen tener inmunidad total al tacto del perseguidor si están apoyados sobre superficies de madera, hierro o algún color previamente acordado. De igual forma, se puede jugar pilla pilla con balón y el niño que lo tenga, no le afecta el tacto del perseguidor.

 

Breve historia del pilla pilla

Esta actividad ha demostrado ser un juego infinitamente adaptable y cambiante a lo largo de los siglos. Sus orígenes en la cultura popular se remontan a principios del siglo XVII, tiempo en el que entró por primera vez a los registros escritos de Gran Bretaña. Sin embargo, en el siglo II el escritor griego Julius Pollux describió un juego de 2 equipos en el que se hacía girar un proyectil y cuando se detenía, el grupo al que apuntaba el objeto era perseguido por el equipo contrario. En ese momento, aún no era popular el pilla pilla para niños, sino que era jugado por adultos.

En el siglo XIX era tan popular ver a los niños jugando al pilla pilla, que surgió una de las frases más populares en la cultura mundial, como lo es “tocar madera”, lo que indica que la persona está a salvo o libre del mal. Por otra parte, es importante mencionar que aunque en los juegos de pillar para niños solo hay un perseguidor, en la mayoría de versiones posteriores el rol es cambiante.

Probablemente las variantes más conocidas del pilla-pilla sean congelados, atrapados en el lodo y encantado, juegos que se popularizaron entre las décadas 70 y 80. En estas variaciones del juego, los niños perseguidos se deben mantener en la misma posición que tenían cuando fueron tocados, ya sea parcial o completamente inmóviles. Después, deben esperar que sus compañeros los liberen de su inmovilidad, ya sea con un toque o pasando por debajo de sus piernas o brazos.

Dependiendo de la época y lugar, en algunos juegos de persecución los niños fingen que el perseguidor tiene una enfermedad que es popular para la época, por ejemplo, pulgas en España, peste en Italia, fiebre lúgubre en Gran Bretaña, lepra en Madagascar, entre otras.

 

4 versiones del juego Pilla pilla

  1. Fantasmas en el jardín

Esta variante es una de las más divertidas entre los juegos de pilla pilla para adultos y niños, debido a que suele jugarse mejor durante la noche para aumentar el suspenso y la adrenalina. En principio, se elige una persona que será el fantasma y una base de encuentro. Para comenzar el juego, el fantasma debe esconderse mientras el resto de jugadores lo buscan. Cuando el fantasma salta de su escondite o alguien lo encuentra, los jugadores deben intentar correr a la base de encuentro para protegerse del fantasma. Es importante mencionar que la persona tocada también se convierte en fantasma y el juego comienza de nuevo.

  1. Pilla pilla de tirita

Este es uno de los juegos de perseguir más populares, ya que en este caso todos los jugadores pueden pillar y ser pillados. Cuando un niño es tocado, este debe poner una mano en el área del cuerpo donde lo pillaron e intentar tocar a alguien más con la mano libre. Sin embargo, si lo pillan de nuevo, entonces debe tocarse la herida imaginaria con la mano restante. Por lo tanto, aunque puede seguir corriendo para salvarse, ya no puede tocar a nadie más. Si lo tocan una vez más, entonces es enviado al hospital, en donde debe cumplir una penitencia para curarse y volver al juego.

  1. Pilla pilla de perro caliente

Pilla pilla es un juego tan versátil que incluso puede incorporar elementos de simulación. En este caso, las personas que son tocadas deben tirarse en el suelo con las piernas juntas y las manos pegadas a los costados del cuerpo, fingiendo ser una salchicha. Para liberar al jugador, otros niños deben tirarse junto a él en la misma posición, formando un hot dog. Es importante mencionar que durante este procedimiento el perseguidor no puede tocar a los otros jugadores, ya que están inmunes ante sus poderes, por lo que es uno de los juegos de pillar más creativos.

  1. Pato, pato, ganso

Se trata de una las versiones más populares del pillapilla. Para jugar, los niños deben sentarse en círculo mirando hacia adentro. Uno de los jugadores debe caminar por la parte de afuera del círculo con los ojos vendados, tocando a cada niño diciendo pato hasta que decida decir ganso. En este momento, el niño vendado se quita la venda, asume el rol de perseguidor y comienza a jugar al pilla pilla mientras los otros niños corren.

Es importante mencionar que esta actividad puede ayudar a los pequeños a desarrollar su capacidad motora, mejorando el equilibrio y control sobre su propio cuerpo. Los niños pueden practicar el juego pilla pilla desde el momento en que son capaces de correr eficazmente, en este sentido, el pilla pilla puede ser una buena opción si no tienes un juguete para niños de 4 años.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS