Papiroflexia para niños y su aprendizaje

Última actualización: 22.09.21

 

Entre los juguetes educativos más populares podemos encontrar las figuras de papel que son resultado del origami. Se trata de una actividad artística en la que el niño crea diferentes formas de animales, flores y objetos que lo rodean con el fin de inventar juegos para compartir con sus familiares y amigos.

 

Se estima que el arte del origami de papel tiene unos 2.000 años y nació en China, sin embargo, llegó a Japón en el siglo VI y se convirtió en parte de la cultura japonesa. De hecho, hoy en día todavía es una tradición, por lo que los conocimientos sobre cómo hacer papiroflexia se transmiten de una generación a otra.

En la actualidad, el arte de elaborar figuras en origami está muy difundido en el mundo occidental, pero con algunas variaciones, por ejemplo, en la técnica japonesa más pura está prohibido cortar el papel y tampoco está permitido utilizar ningún tipo de pegamento para realizar las figuras, mientras que en países como España y Estados Unidos es posible realizar modificaciones e intervenir el papel con el objetivo de facilitar el trabajo y obtener un mejor resultado. Aun así, hay técnicas practicadas por profesionales de la papiroflexia que han nacido en occidente y son muy exigentes, de modo que la decisión sobre cómo hacer figuras de papel queda en nuestras manos.

En este caso queremos enfocarnos en la papiroflexia para niños, ya que es una actividad especialmente beneficiosa para los más pequeños de la casa. La idea es mencionar algunas de las ventajas más importantes del origami para niños y ayudarte a elaborar un par de figuras de papel.

Ventajas de practicar la papiroflexia con los niños

Crear figuras de papel no solo es una actividad divertida y que sirve de excusa para pasar tiempo de calidad con los niños, sino que también tiene una serie de beneficios para su desarrollo. En primer lugar, debemos mencionar que este arte requiere cierto esfuerzo mental de concentración y atención, ya que se trata de una serie de pasos consecutivos que si no son realizados correctamente, los resultados no serán los esperados. En este sentido, el origami invita a los niños a mantenerse alerta todo el tiempo y prestar atención a las indicaciones del adulto. Además, el estar concentrados durante mucho tiempo en una actividad puede ser favorable para niños con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

Por otro lado, realizar el origami paso a paso puede ayudar a mejorar la coordinación de las manos y la vista, así como la motricidad fina, ya que esta actividad amerita movimientos muy pequeños y precisos. En este sentido, sirve como método de preparación para la escritura a mano, gracias a que ayuda a desarrollar unas habilidades similares.

Debemos mencionar que elaborar con papiroflexia animales y otras figuras exige a los niños el uso de la memoria, debido a que la primera vez tendrá todas las instrucciones con la ayuda de los padres o a través de un vídeo infantil, sin embargo, en las siguientes ocasiones que desee crear el mismo objeto de papel deberá recordar cómo hacerlo, de este modo, llegará el punto en que pueda realizarlo completamente solo.

Otra ventaja del origami fácil para niños es la posibilidad de ejercitar la paciencia, es decir, aprender a esperar con tranquilidad y soportar los fallos para obtener un buen resultado. En este sentido, es posible que la figura no salga bien en el primer intento, de manera que el niño deberá ser constante hasta lograr su objetivo. Es una forma divertida de aprender que en la vida, cuanto más trabajo nos cuesta algo, mayor es la sensación de plenitud al conseguirlo.

También, elaborar papiroflexia paso a paso es un estímulo a la imaginación y la creatividad, no solo por el proceso de elaboración, sino porque generalmente las figuras construidas se convierten en personajes de los juegos infantiles, imaginando así aventuras de héroes y villanos para compartir con familiares y otros niños.

Si bien es cierto que cuando los pequeños no saben cómo hacer origami necesitan dedicar trabajo y esfuerzo para lograr las figuras deseadas, también es verdad que muchos niños encuentran la papiroflexia fácil e incluso como una actividad relajante, que los llena de tranquilidad y les permite olvidar las situaciones que les causan estrés, todo esto mientras aprenden conceptos espaciales, tales como delante, detrás, arriba, abajo, etc. En este sentido, la edad recomendada para comenzar a realizar figuras de papel es a partir de los 5 años.

 

Algunas ideas sencillas para hacer origami con los niños

Si quieres hacer un origami fácil y rápido con los pequeños de la casa, te pueden interesar estas ideas de animalitos. Se trata de una carita de perro y una de conejo, para lo que solo necesitarás hojas de papel y un rotulador. En este caso, puedes prescindir del pegamento, de modo que son figuras sencillas y cumplen con las normas japonesas. 

Carita de perro

Puedes realizar esta papiroflexia fácil paso a paso, solo debes seleccionar una hoja de papel completamente cuadrada. Lo primero es doblar el papel por la mitad juntando dos de sus puntas, a modo de triángulo rectángulo, que a su vez debes doblar por la mitad, pero solo para que quede un pliegue en el centro. Después, debes doblar las dos puntas hacia abajo para formar las orejas del perro, para posteriormente doblar la tercera punta hacia arriba, creando así el hocico. Finalmente, con un rotulador puedes dibujar los ojos y la nariz del perro.

Carita de conejo

Dobla una hoja cuadrada por la mitad uniendo las puntas para formar un triángulo rectángulo. A continuación, debes hacer un pliegue en la mitad del triángulo, pero sin doblarlo del todo. Después, en el lado más largo debes hacer una pestaña doblando hacia arriba, como si estuvieses haciendo un barquito. Del mismo modo, siguiendo la marca del centro debes subir las puntas de la pestaña, creando un rombo. Así, al darle la vuelta a la figura verás que ya están las orejas del conejo. Para que se vean más, debes doblar un poco la punta superior del rombo hacia adentro y la punta inferior hacia atrás, creando así un hexágono. Para terminar, puedes usar un rotulador negro para hacer los ojos y uno rojo para la nariz del conejo.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS