Niños adictos a la adrenalina del “Unboxing”

Última actualización: 19.10.20

 

Esta escena es más común de lo que se imagina: El padre accede a los deseos de su hijo y compra un juguete “sorpresa”, que causa un nivel de ilusión tal en el pequeño que alegra a todos. El problema es que, después, la desilusión puede convertirse en un problema difícil de afrontar.

 

Los juguetes que se adquieren sin saber siquiera lo que se está comprando parece que se han convertido en tendencia. Si bien, hasta hace algunos años eran una estrategia para vender dulces, chocolates y estampas, ahora han ampliado sus alcances, para servir como una efectiva manera de vender figuras de marcas tan conocidas como Lego, Playmobil, etc. De hecho, han pasado de ser objetos de costes asequibles para convertirse en verdaderos retos para el bolsillo de los padres, siendo posible adquirir paquetes de “sorpresas” de más de 250 euros. Pero ¿qué es lo que hace tan atractiva a esta manera de ofrecer los juguetes? y ¿por qué da tan buenos resultados?

 

Los orígenes del hombre y su naturaleza recolectora

Según los especialistas en psicología esto va mucho más allá de la emoción de tener un juguete nuevo. De hecho, si estudiamos un poco, podemos encontrar que estos juguetes tienen en común ser parte de una colección. 

Para entender mejor el éxito de las colecciones, tenemos que remontarnos a épocas muy antiguas del ser humano, cuando para sobrevivir teníamos que permanecer constantemente en la búsqueda de alimento y de un sitio seguro en dónde dormir. Éramos por necesidad recolectores.

Esto no ha desaparecido de nuestra conducta, y nuestro cerebro nos marca pautas y objetivos a cumplir con este principio como base. Nos hace, en cierta forma, coleccionistas de objetos que despiertan nuestro interés, aunque en este momento de la historia no se trate de una actividad indispensable para sobrevivir. En este orden de ideas, podemos comprender que seguimos siendo buscadores, tal como lo hicieron nuestros ancestros, por eso necesitamos esa sensación de indagar y encontrar, porque nos produce placer, algo que podemos encontrar en las colecciones.

Además, los juguetes sorpresa combinan dos necesidades que han sido ampliamente estudiadas. La primera tiene que ver con la sensación de estar completo o perfecto. Esta necesidad forma parte del ser humano también. De hecho, es utilizada en técnicas de construcción del conocimiento. Una de las pedagogas más conocidas que solía aprovechar esta necesidad era María Montessori, con sus materiales autocorrectivos. Debido a su especial diseño, el niño se da cuenta automáticamente que algo está “mal”, “incompleto” y por naturaleza, buscará repetir el juego hasta lograr que todo concuerde y quede “correcto”. Esta sensación causa una sensación intensa de placer y motiva al niño a repetir tal experiencia en otros juguetes autocorrectivos, tratando de resolverlos y enfrentando, cada vez, retos de mayor dificultad.

La segunda teoría tiene que ver con la tendencia natural del hombre por buscar el placer y mantenerlo, evitando por lo tanto el sufrimiento. Rechazando cualquier circunstancia que opaque la sensación de victoria que se alcanza al obtener o pretender obtener lo que se desea con gran ilusión. Como podemos comprender, la excitación previa a la compra de los juguetes sorpresa es muy similar a la que se experimenta por un jugador adicto a los juegos de azar. Al lanzar los dados, por ejemplo, la persona puede imaginarse obteniendo la victoria. Si no lo logra, el desencanto será en muchas ocasiones abrumador, por lo que buscará por cualquier medio repetir la experiencia para finalmente ganar el premio deseado.

Cualquier padre que haya estado frente a un niño que anhela un juguete de la colección que ha atraído su interés, podrá observar el estado de excitación que es capaz de mostrar el pequeño. Situación que contrasta completamente con el dolor que le puede provocar el descubrir que no se trata del que tenía en mente, circunstancia que le lleva a protagonizar con frecuencia rabietas, llantos incontenibles y tristeza profunda.

 

Otros riesgos

Los problemas psicológicos que se enfrentan y las rabietas pueden ser algunos inconvenientes que acompañan a los juguetes sorpresa, pero no son los únicos. Hay historias relacionadas con las técnicas de apertura de estos juguetes que terminaron en la sala de urgencias de un hospital. Esto se debe a que los fabricantes buscan hacer más interesante el momento en que el niño descubre el juguete en el interior. Las estrategias pueden ir desde comer un dulce, hasta presionar un botón diseñado de manera especial para que la cubierta se desmonte. Esta última técnica fue la elegida por la línea de muñecas LOL Surprise Glamper, lo que ha llevado a un par de niñas pequeñas a experimentar algunas lesiones en los dedos, al quedar atascados presionando el botón. Lo más desconcertante es que las niñas, lejos de preocuparse por el dolor, pedían que no se dañara el juguete.

Entonces ¿son un riesgo los juguetes sorpresa?

Después de haber analizado algunas de las complicaciones que podrían relacionarse con la compra de juguetes sorpresa no pretendemos disuadir a nadie de adquirir uno de estos. Los expertos en psicología tampoco recomiendan eliminar el factor sorpresa de los juegos de los niños. Sin embargo, opinan que, para no caer en estos círculos viciosos y frustrantes, lo que se puede hacer es tratar de ofrecer variedad a los niños. Evitar que estén expuestos a los constantes anuncios que se muestran en los canales que los pequeños disfrutan y se les permita experimentar con otros juguetes didácticos, que también ofrecen la emoción de lo desconocido y pueden contribuir a su aprendizaje o al desarrollo de habilidades.

Como conclusión, si en tu próxima visita a la tienda departamental en donde se anuncian las mejores muñecas LOL del 2020, por ejemplo, y tu hija es una ferviente aficionada, podrías dialogar un poco y alertar a tu pequeña sobre el hecho de que es muy probable que no reciba la figura que espera, y que esto no significa que después le comprarás otra, por muy grande que sea la tristeza que esto le podría causar. De esta forma, podrías ayudarle a reflexionar con anticipación sobre lo que puede pasar y prepararla, para que sea más capaz de mantener la calma.

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments