Los juguetes educativos y el desarrollo de los niños

Última actualización: 17.09.20

 

El crecimiento y el desarrollo de los niños, en ciertas fases, van unidos a los juguetes. Aunque la función básica de un juguete sea la diversión, los niños utilizan los juegos tempranos como método de aprendizaje, por este motivo, los fabricantes de juguetes se centran cada vez más en elaborar juguetes que estimulen y ayuden al crecimiento y al desarrollo cognitivo del niño.

 

Entre las habilidades básicas que los niños desarrollan a través de los juegos y de sus juguetes, podemos encontrar el pensamiento cognitivo, la resolución de problemas, la interpretación de roles, el desarrollo del lenguaje y de las habilidades sociales, las habilidades motoras y el aprendizaje de conceptos básicos como pueden ser las formas y los colores. Sabiendo esto, queda patente la importancia que tienen los juguetes en las primeras etapas de sus desarrollo.

Los fabricantes de juguetes comprenden esta función educativa de sus productos y, por ese motivo, utilizan procesos creativos para desarrollar nuevos juguetes que resulten interesantes, divertidos y atractivos para los niños y que, a ojos de los padres, resulten una elección fiable y sostenible. Muchos de estos juguetes, además de su vertiente educativa, también cumplen con una función de concienciación, quizá más dirigida a los padres, al utilizar en su elaboración materias primas sostenibles como el corcho, la madera y otros productos naturales y ecofriendly.

Como padres, es importante darse cuenta de que los juguetes son algo más que un producto de ocio. En la decisión de compra, se debería tener en cuenta qué juguete educativo comprar para que el niño utilice todos sus sentidos, que estimule su imaginación y los motive para que sigan interactuando y para compartir su juego con otros niños y también con adultos. 

¿Qué beneficios tienen los juguetes educativos en el desarrollo del niño?

Los juegos más básicos, aquellos que están destinados a los bebés, tienen un objetivo muy claro: despertar su curiosidad y mejorar el desarrollo temprano de su intelecto, así como estimular las primeras capacidades motrices de los más pequeños. Una de las grandes ventajas de estos juegos es que estimulan su memoria; cualquier juego que obligue al niño a memorizar, concentrarse o jugar con las matemáticas, será un gran incentivo para su desarrollo.

Los niños, especialmente los más pequeños, deben estar preparados para enfrentarse al mundo que les rodea. Los juguetes educativos también mejoran sus habilidades sociales, lo que permite al niño identificar y comprender las emociones propias y también las de los demás, algo esencial para desarrollar la inteligencia afectiva de los más pequeños. Al mismo tiempo, estos juguetes permiten a los pequeños interactuar con otros, ya sean niños o adultos.

Al relacionarse socialmente, ya sean otros niños o adultos, el niño se esforzará por adquirir su propio lenguaje. Esto permite que los niños empiecen a hablar antes. Hoy en día, hay muchos juguetes que estimulan el proceso de aprendizaje del habla, ya que los juguetes les hablan a los niños, para que ellos imiten y, de esta forma, interioricen los mecanismo del lenguaje. Los juguetes que hablan y enseñan el nombre de las cosas son los más indicados para que los niños empiecen a desarrollar el habla.

Los juguetes educativos también permiten a los más pequeños empezar a desarrollar las habilidades motoras y de equilibrio, mientras exploran el mundo. Cualquier juguete que les haga moverse, caminar y colocar piezas en huecos, les permitirá desarrollar este tipo de habilidades que también son esenciales en el desarrollo. Estas habilidades motrices son muy importantes para ellos, que necesitan desarrollar el equilibrio y los movimientos finos y precisos.

Los juguetes educativos también desarrollan otras habilidades como la paciencia y la tolerancia al fracaso. A través de la competición, los niños deben aprender que no siempre se gana y tienen que ser capaces de comprender el fracaso como un paso más en su aprendizaje. Al mismo tiempo, juegos como el ajedrez pueden hacerles comprender la importancia de la paciencia como parte del proceso para llegar a una meta.

¿Por qué escoger juguetes educativos?

A parte de desarrollar sus habilidades cognitivas, motoras y sociales, un juguete educativo aporta al niño algo esencial en su desarrollo: lo conecta con el mundo y, a través de él, puede aprender cómo relacionarse y crear un entendimiento más completo del mundo que le rodea.

A medida que crecen, los niños buscan nuevos desafíos. Esto se traduce en la necesidad de encontrar juguetes que los estimulen, lo que hace que resulte muy sencillo incentivarlos a participar en juegos educativos. Esta necesidad de estímulo y de desafío, se irá perdiendo a medida que el niño se vaya haciendo mayor y se cree su propia imagen del mundo y de sus relaciones, por lo que es especialmente importante que, como padre, se aprovechen los primeros años de desarrollo para reforzar la dinámica de aprendizaje y desarrollo a través de estos juguetes.

Desde la antigüedad, los juguetes han sido pensados para estimular el crecimiento del niño e incentivar que utilice su imaginación. En este sentido, los juguetes de madera, por su simplicidad, son los que mejor funcionan. Al contrario que los juguetes electrónicos, el de madera no tiene botones que pulsar para que se enciendan luces o se mueva. Esto motiva al niño a desarrollar la imaginación, obligándose a crear él mismo cualquier acción. 

Además, los juguetes de madera permiten a los padres enseñar el valor de lo natural y lo importante que es respetar la naturaleza. En una época de consumismo y de crisis medioambiental, es importante introducir en la dinámica de juego del niño, este tipo de juguetes responsables, con funciones didácticas, que le ayudarán a crecer y a comprender cómo debe relacionarse con el medio ambiente.

Pero más allá de los juguetes, el niño necesita del contacto humano para asentar y mejorar todas esas habilidades, ya sea el habla, el conocimiento o el movimiento. Prestar atención a los niños, jugar con ellos y hacer que participen en actividades con otros niños, será esencial para mejorar su desarrollo.

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments