Top 10 juegos de saltos

Última actualización: 22.09.21

 

Saltar es una de las habilidades motoras gruesas más importantes, ya que no solo proporciona diversión, sino que implica el movimiento de todo el cuerpo, involucrando gran cantidad de grupos musculares y articulares. Además, esta actividad física permite liberar adrenalina, para reducir el nerviosismo y facilitar al mismo tiempo un buen descanso.

 

Si quieres introducir juegos divertidos en las actividades de tus niños, pero deseas incluir muchos saltos, entonces te pueden interesar estas 10 ideas para realizar juegos de saltos que seguro les van a encantar a los pequeños de la casa.

 

1. ¡Cuidado con el charco!

Este es uno de los juegos de saltos para niños más completos, ya que les permite desarrollar la imaginación y mejorar la habilidad motriz. Lo primero que debemos hacer es recrear el charco, para esto podemos colocar una manta en el suelo, de modo que los niños tengan que saltar por encima sin pisarla, ya que de lo contrario se mojarán los pies y deberán salir del juego. Gana el último niño que quede sin pisar el charco. También, se puede jugar por niveles, colocando varias mantas en el suelo para mayor dificultad.

Para los niños más grandes, las reglas pueden ser más complejas, por ejemplo, saltar en un solo pie, sin tomar impulso, con los pies unidos o atados, etc. Si hay suficientes niños se puede organizar un torneo, donde los mejores de cada equipo deberán enfrentarse en una gran final. 

 

2. La carrera de las ranas

Si estás buscando juegos de saltar obstáculos para niños, esta puede ser una buena opción. Para comenzar se forman equipos en pareja y se delimita el espacio, que pueden ser unos 10 metros desde la salida hasta la meta. Para avanzar, las parejas tienen que alternar roles, primero uno se agacha para que el otro salte por encima. Después, el que acaba de saltar se agacha para que su compañero salte por encima de él. La pareja que llegue primero gana la partida.

3. ¡Salta la barrera!

Este es uno de los juegos de saltar y correr más sencillos, ya que no se necesitan demasiados materiales. Con la ayuda de unas botellas plásticas llenas de agua, puedes hacer una línea para dividir el espacio. De esta forma, los participantes deben correr para tomar impulso y saltar por encima de la barrera. El niño que derribe alguna botella, debe repetir el juego. Los niños grandes pueden intentarlo con patines, patineta o bicicleta, siempre que tengan las habilidades para hacerlo. 

 

4. ¿Qué tan lejos puedes saltar?

Los juegos de salto de longitud son muy interesantes, ya que despiertan la competitividad sana entre los niños. En este caso, es posible colocar en el suelo una serie de aros de colores que sirva como pista. Para hacer más divertido el juego, se puede utilizar una pelota de tela que no rebote. De esta forma, el niño debe lanzar la pelota hacia uno de los aros, después tiene que saltar a ese aro para recogerla y lanzarla al siguiente aro y así avanzar en la carrera. Si pisa algún aro, debe comenzar de nuevo. La idea es aumentar progresivamente la distancia entre los aros para incrementar la dificultad. El ganador será aquel que llegue primero a la meta. 

 

5. ¡Salta más alto!

Los juegos de salto de altura son muy útiles como práctica para realizar otros deportes, por ejemplo el baloncesto. En este caso, la actividad consiste en saltar frente a un muro y trazar una línea en la pared, para esto cada uno de los participantes debe tener una tiza de diferente color. Lógicamente, gana el que haya colocado la línea más alta. Vale la pena mencionar que en este juego es importante considerar la estatura para una competición más justa. No deben jugar los grandes contra los pequeños.

 

6. ¡Rebota!

Este es uno de los juegos para educación física primaria más divertidos. El objetivo es trasladarse de un punto a otro rebotando, pero para hacerlo más difícil, hay que saltar sosteniendo una pelota entre las piernas. Si la pelota se cae, el participante debe comenzar de nuevo la carrera. Gana el participante que llegue primero a la meta.

 

7. Una foto volando

Este juego les encanta a los pequeños de la casa, ya que no solo se divierten sino que además pueden compartir después la fotografía con sus amigos en las redes sociales. Consiste en saltar lo más alto posible y hacer alguna mueca interesante. Un adulto debe capturar la foto cuando el niño esté en el aire, para que parezca que está flotando. También se pueden hacer saltos en pareja e incluso en grupo para tener un recuerdo junto a los compañeros.

8. Rayuela

Se trata de la rayuela de toda la vida, pero no podemos pasarlo por alto en esta lista. Primero hay que dibujar una serie de cuadrados con números utilizando tizas de colores. La idea es lanzar un objeto pequeño, por ejemplo, una moneda, y después ir dando saltos hasta buscar el objeto y terminar el camino de números hasta el final. Para complicar más las cosas, se pueden hacer los cuadros más grandes y poner otras reglas, como saltar con los dos pies juntos o con uno solo.

 

9. Saltar la cuerda

Este es de los juegos con cuerdas para educación física que más beneficios aportan a los niños. No sólo se trata de un excelente ejercicio, sino que al mismo tiempo estimula la psicomotricidad y mejora la coordinación, ya que la idea es mover al mismo tiempo las piernas y los brazos para saltar la cuerda justo cuando pase por debajo de los pies. Además, se puede hacer una competición para ver quién realiza el mayor número de saltos consecutivos sin tropezar

 

10. Aro de tobillo para saltar

Si tu hijo ya está un poco aburrido de los juguetes Montessori de mesa, puedes probar con este juego que se popularizó en los Estados Unidos en la década de los 80. Se trata de un simple aro con una cuerda y una pelota, de modo que incluso podemos hacerlo en casa. Para jugar, hay que ajustar el aro a un tobillo y con esa pierna impulsar la pelota para que comience a girar alrededor de la pierna. Para lograrlo, es necesario dar saltos continuamente, de modo que la cuerda no se enrede. 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS