Juegos musicales para niños

Última actualización: 22.06.21

 

Dentro de la planificación de actividades divertidas para niños, el uso de los juegos con música, tanto en la escuela como en el hogar, resultan ser una buena estrategia de aprendizaje. Con la implementación de este tipo de dinámicas se asegura el desarrollo de la capacidad intelectual, motriz e incluso emocional del pequeño.

 

Desde que los niños nacen comienzan a sentir curiosidad por los sonidos que se encuentran a su alrededor. A pesar de que no pronuncien palabras, intentan imitar los sonidos de animales, de sus padres y objetos, pues es la mejor manera de relacionarse con su entorno.

 

La música en la infancia

Sin importar la edad, los juegos musicales se prestan para alentar el desarrollo intelectual y mental en el niño. Así mismo, resultan ser excelentes activadores de las capacidades sensoriales auditivas. A su vez la música ayuda a integrar al infante en la sociedad, le genera mayor seguridad, confianza y autonomía a la hora de entablar una relación con personas que están fuera de su entorno familiar.

En este contexto, diseñar juegos para niños en clase y el hogar con música, puede fortalecer la comunicación y expresión corporal del pequeño. Incluso, las actividades que integran teclas, como los juegos de piano resultan ser beneficiosas para desarrollar las habilidades motrices y de coordinación. En el aprendizaje los sonidos también tienen un gran papel al facilitar la oportunidad de manejar con fluidez otros idiomas e incluso las matemáticas.

 

¿Qué opciones escoger?

Son muchas las alternativas que hoy en día se podrían seleccionar para disfrutar los diferentes ritmos y sonidos que guarda la música. Los bailes son una de las actividades más comunes de practicar. De hecho, utilizando el propio cuerpo se podría crear una coreografía o practicar aerobics. También, se obtendría una interesante percusión corporal al hacer palmadas con las manos, pies y barriga o silbidos y más.

Cabe mencionar que para hacer música no solo se necesita contar con juguetes educativos musicales. Poniendo en marcha las habilidades manuales y reutilizando diversos materiales que están al alcance en el hogar, se pueden crear infinidad de instrumentos musicales para niños.

Por otro lado, gracias a los constantes avances tecnológicos, los niños igualmente podrían reconocer música online. Dentro del mundo web se encuentra toda clase de información dirigida a través de canciones o videos musicales infantiles. Con ellos el pequeño puede conocer las distintas ciencias de aprendizaje, el reino animal, las operaciones matemáticas, mejorar sus habilidades lingüísticas y escritas, así como diferenciar las notas en el pentagrama.

Algunas alternativas

Seguidamente encontrarás algunas actividades propias para los infantes. Las cuales no requieren de una ardua preparación, materiales específicos o ser desarrolladas en un espacio especial. Lo importante es poner a volar la imaginación, tener la disposición para divertirse y crear música para niños.

  1. La orquesta

Una alternativa para divertirse con un grupo grande de niños es crear una orquesta. Esta les permite ir tocando los instrumentos y cantando en conjunto. Incluso se podría turnar a los pequeños para que participen dentro del juego como director de orquesta. Es decir, que se encarguen de dirigir a fin de lograr variar y entremezclar los diversos sonidos que producen los niños con sus instrumentos musicales.

  1. Código musical

Al crear instrumentos musicales con sus propias manos y tocarlos, las familias podrían comunicarse y diseñar su propio código morse para niños. En tal caso, utilizando unas zapatillas con monedas pegadas en la suela, podrían mantener una conversación simple al estilo del tap dance y responder preguntas mientras se divierten.

  1. Canciones inventadas

Ya sea a partir de un ritmo o una inspiración libre, los pequeños podrían crear composiciones de música divertida. Solo basta con entregarles una hoja de papel y lápices para que logren escribir una canción de manera creativa, mientras ponen en marcha su capacidad mental.

  1. Juegos de expresión corporal para niños

Comienza por acondicionar un espacio, en el que no se encuentren objetos o muebles que obstaculicen los movimientos de los pequeños. Coloca a través de un reproductor de música diversas mezclas que contengan temas clásicos, infantiles, electrónicos y demás, para que ellos se expresen corporalmente con diversos pasos de baile. Para mayor diversión podrías diseñar una coreografía, así como utilizar accesorios que vayan a juego con la música para bailar de niños. Estos accesorios los podrían intercambiar a medida que se cambia de ritmo.

  1. Juego de las sillas

Primeramente, se tienen que colocar espalda con espalda dos filas de sillas, los niños tienen que ir bailando alrededor de las filas y al son de la música, una vez que se detiene deberán sentarse en las sillas. El encargado tendrá que quitar una a medida que termine la ronda de baile, a fin de que un niño se quede sin asiento cuando se detenga la música. El pequeño que consiga el último asiento será el ganador.

  1. Adivina lo que escuchas

Coloca a reproducir música infantil y por turno, los niños deberán adivinar las canciones que están escuchando. Para ayudar a mejorar su concentración y atención se les podría pedir que escriban en una hoja o pizarra algunas palabras que describan la melodía que suena, así como las frases que se repiten.

  1. El limbo

Una clásica dinámica musical es el limbo. Utilizando una escoba o cualquier poste largo de manera horizontal, los niños pasarán por debajo del mismo bailando al ritmo de la música y cantando. Una vez que todos hayan participado, se bajará el bastón para aumentar el nivel de dificultad y si un participante lo toca queda descalificado.

  1. La granja

Utilizando disfraces de animales, o simplemente una máscara hecha en casa, se podría invitar a los niños a que hagan sonidos de animales en función del disfraz que el adulto les haya designado. También, sería muy oportuno reproducir canciones sobre animales, así los niños podrán emitir sonidos y comportarse como un determinado animal a medida que la música suena.

En conclusión, al utilizar la música para jugar se asegura el desarrollo de la creatividad, el autoestima y la seguridad, así como de las capacidades cognitivas y de interacción social en los pequeños. Por tanto, no dudes en tomarte algún momento para disfrutar de la diversión musical.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS