7 Juegos de cartas para niños

Última actualización: 26.02.21

 

Si deseamos que nuestros pequeños adquieran el gusto por los juegos tradicionales, las cartas son una de esas alternativas a considerar. Además, forman parte de los juegos de mesa idóneos para integrar a toda la familia ya sea dentro del hogar o en una salida al aire libre.

 

Alejar a los pequeños de las pantallas tecnológicas podría resultar complicado. Sin embargo, la infinidad de actividades para disfrutar en grupos son diversas y sus beneficios no se quedan a un lado. Los juegos de cartas españolas favorecen la rapidez mental en los niños, así como su concentración y atención; incluso son actividades que invitan a fomentar las relaciones interpersonales.

 

¿Qué tipos de cartas usar? 

Los niños podrían jugar con barajas de póker o con cartas infantiles en las que se aprecian sus personajes favoritos. Pero, si entre los juguetes para niños de 3 años de edad o más no dispones de este tipo de cartas, los pequeños también podrían divertirse con la clásica baraja de cartas española que se diferencia en el mundo por la riqueza de sus diseños, con inspiración medieval, ya que en ellas se observan naipes que tienen espadas, oros, copas, y bastos. Los cuales, hacen referencia a las distintas clases sociales de la época, como la nobleza, los comerciantes, el clero y los siervos.

Ahora bien, además de emplearlas como elemento principal para hacer magia, permiten la ejecución de infinidad de juegos entre los que podemos mencionar:

 

Escoba

Para jugar a la escoba es importante que los niños cuenten con una buena habilidad numérica, ya que el propósito de este juego es alcanzar la máxima puntuación formando combinaciones que sumen 15 entre una de las tres cartas de la mano y las descubiertas dejadas sobre la mesa. Cada vez que uno de los jugadores llegue a dicho número colocará el grupo de cartas boca abajo a su lado y pasará el turno al jugador situado a su derecha. Una vez que todos hayan jugado las tres cartas de su mano, se hará una nueva repartición de tres cartas a cada jugador y así sucesivamente hasta terminar el mazo.

Burro

La respuesta rápida es la premisa de este juego, ya que su objetivo es completar cuatro naipes del mismo palo y evitar sumar letras que completen la palabra burro. Para ello, de acuerdo al número de jugadores se reparten las cartas y se define el grupo a formar, por ejemplo, cuatro cartas de número 1; para lo cual deberán ir pasado la carta que descarten de su mano. El primero en formar el grupo de cartas iguales deberá decir burro y colocar su mano en el centro de la mesa, quien la coloque de último, se le irá anotando en cada partida una letra.

 

Mentiroso

Entre los juegos de cartas para niños el mentiroso exige mínimo tres participantes, así como también que los mismos se queden sin cartas para ganar la partida. Al iniciar se reparten las cartas y el primer jugador deberá colocar en la mesa un número cualesquiera de cartas, ya sea una sola, una pareja, un trio o demás y tendrá que afirmarle, con mentiras o no, al siguiente compañero las cartas que lanzó por decir, dos sotas. Su compañero decidirá si es cierto o no, si lo cree podrá continuar con la jugada y lanzar más cartas, pero si lo duda, las destapa y si es certero lo que su contrincante afirmó se queda con los naipes, ahora si el que lo afirmo mintió, volverá a recibir las cartas desechadas.

 

El cinquillo

Ante la necesidad de aprender cómo se juega al cinquillo lo primero a tomar en cuenta es que, quien tenga el 5 de oro iniciará el juego al colocarlo en la mesa y la persona de su izquierda continuará colocando el cuatro de oro, el seis o bien cualquier otro cinco. Posteriormente, los demás participantes también deberán ir poniendo alguna carta superior o inferior al número ya expuesto, si alguno de los pequeños no tiene ninguna opción, deberá probar su suerte y robar una carta. El primer jugador que se deshaga de todos los naipes será el ganador.

 

Siete y medio

Uno de los jugadores deberá asumir el papel de banca, el cual tendrá que repartir las cartas. El resto de jugadores deberán plantear una apuesta y de ahí, pedirán o rechazarán las cartas que reparta la banca considerando la suma de puntos que se acerque o se pase de su apuesta.

Cada oveja con su pareja

Todas las cartas de la baraja se colocan boca abajo en la mesa y cada pequeño tendrá que levantar dos cartas para formar parejas, como dos reyes o dos ases, si no consigue parejas le cederá el turno al siguiente compañero. El pequeño que logre conseguir más parejas de naipes gana el juego. Entre los juegos de cartas para dos pequeños, cada oveja con su pareja es una buena alternativa, pero para mayor diversión toda la familia lo podría jugar. 

 

El cuadrado

Al igual que el juego anterior en el cuadrado también se usan todas las cartas, pero se juega en parejas y uno de sus miembros tendrá que reunir cuatro cartas iguales. Para conseguir dicho grupo los jugadores deberán ir rotando la carta descartada y cuando uno de los niños obtenga las cuatro cartas iguales deberá hacerle una señal a su compañero y él deberá decir cuadro. Ahora, si el equipo oponente descubre la clave podrán decir corto cuadro, si es certero ganan, pero si es lo contrario continúan el juego.

Son muchas las alternativas que se podrían considerar para motivar a los pequeños a liberarse del mundo de la tecnología. Ya se trate de un partido de fútbol para los niños, una manicura para las niñas, con un práctico secador de uñas para esmalte normal, o poner en práctica alguno de los mejores juegos de cartas, todas resultan ser la excusa perfecta para obtener diversión familiar.

 

Suscribir
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments