Fabrica un juguete educativo en casa para que tus niños aprendan las vocales

Última actualización: 19.09.20

 

En edades tempranas, resulta muy importante que los juguetes sean algo más que puro entretenimiento. Los juguetes educativos permiten a los niños desarrollar sus habilidades y mejorar su desarrollo cognitivo, al tiempo que se divierten. Con un juguete hecho en casa, el niño también aprenderá la importancia del reciclaje y de un consumo sostenible, lo que se traducirá en una mejor relación con el medio ambiente.

 

Los juguetes educativos son un apoyo fundamental para el desarrollo cognitivo de los más pequeños. A través de los juegos, los más pequeños se relacionan con el mundo que les rodea y aprenden nuevas habilidades. Para un niño, jugar es descubrir y, siempre que aprendan jugando, estarán mucho más dispuestos a disfrutar de los estímulos que este tipo de juguetes les ofrecen.

Si tienes un niño de 3 años o más y te estás preguntando cuál es el mejor juguete educativo para estimular y desarrollar su creatividad, un juego de lógica tipo puzzle podría ser la respuesta que estás buscando. Estos juegos, si además incorporan un componente de competición, les permitirán no solo desarrollar las habilidades cognitivas básicas, permitiéndoles conocer las letras, las formas o lo colores, sino que les estimulará para desarrollar las habilidades sociales básicas. 

En este artículo, queremos enseñarte cómo puedes crear un puzzle casero, con palos de madera que puedes reciclar de los helados del verano. Un juguete que les divertirá, con el que aprenderán, y con el que podrás enseñarles la importancia de ser responsable con el medio ambiente a través del reciclaje. Este puzzle casero favorece el desarrollo de la memoria, la comprensión de las formas básicas y también el desarrollo de las habilidades motrices finas. 

Cómo fabricar un puzzle de vocales casero

Materiales

– Papel

– Palos de madera (pueden ser palos reciclados de helado)

– Cola blanca

– Pincel

– Tijeras

– Cúter

– Vasitos de plástico

– Cinta adhesiva

Lo ideal para elaborar este juguete, es que utilices palos de helado de unos 2,5 cm de ancho cada uno. De esta forma, dispondrás de espacio suficiente para que las letras y los dibujos resulten bien visibles.

Para empezar, coloca 5 palos de madera en horizontal y utiliza cinta adhesiva para pegarlos por los extremos sobre una mesa de trabajo. Deja los palos sobre la mesa y vamos a buscar las imágenes que pondremos en los palos. Al tratarse de un juguete educativo con el que los más pequeños aprenderán las vocales, lo ideal es buscar imágenes de objetos que empiecen por cada una de las vocales.

Por ejemplo:

– Oso

– Uva

– Isla

– Escalera

– Edificio

– Árbol

– Ojo

– Imán

Puedes buscar las imágenes en Internet o puedes dibujarlas tú mismo, incluso puedes pintar directamente la imagen sobre los palos con colores atractivos y llamativos. En este paso, si te has inclinado por pintar sobre los palos o dibujar las imágenes tú mismo, puedes implicar a los niños, para que te ayuden a dibujar o pintar.

Una vez tengas todas las imágenes, córtalas y ponlas boca abajo sobre un trozo de papel o de periódico. Con el pincel, extiende una capa fina de cola sobre la imagen y pégala sobre los palos de helado que tienes preparados sobre la mesa. Deja que se seque durante una hora.

Una vez esté seca la pintura o la cola, utilizando un cúter debes separar los palitos de madera. Para guiarte puedes utilizar una regla, a ser posible de metal, para no hacerte daño en los dedos. Cuando vayas a cortar, asegúrate de que el cúter esté bien afilado, ya que de lo contrario rasgarás el papel. Ahora tendrás que repetir el proceso con el resto de imágenes.

Lo ideal es que aproveches para que cada letra se asocie a un color. Por ejemplo, si para la letra “I” vas a utilizar una “isla”, puedes relacionar la letra con el color azul, ya que la isla siempre está rodeada de agua. Si para la letra “A” has escogido, por ejemplo, la palabra “abeja” puedes relacionar esta vocal con el color amarillo. Si para la “O”, escoges “Ojo”, puedes buscar o pintar un ojo de color verde o marrón y asociar uno de los colores a la palabra. 

Con este pequeño añadido, lograrás que los pequeños asocien la información de forma más sencilla y desarrollen la memoria. 

Vale, ahora que ya tenemos las palabras, vamos a ver dónde las guardamos. Para ello, vamos a hacer unos recipientes que nos permitan clasificar y ordenar por letras y colores. Para ello, solo necesitas 5 vasos de plástico transparente, a poder ser, vasos de tubo. A continuación, solo tienes que pegar las letras y su color correspondiente en cada uno de ellos. Es decir, si para la “A” has utilizado la palabra “abeja”, deberás pegar una letra de color amarillo. 

¿Puede mi pequeño ayudarme a crear este juguete?

Sí, aunque a partir de cierta edad. Los niños, a partir de los 3 años son capaces de comprender y seguir instrucciones sencillas como “lávate los dientes” o “ponte el pijama”. A partir de esta edad también empiezan a ser conscientes del paso del tiempo, siendo capaces de diferenciar la mañana de la noche y también los días de la semana. A esta edad también empiezan a imitar todo lo que ven.

A partir de los 3 años, también aprenden las reglas gramaticales básicas y son capaces de comprender nuevas palabras y, a pesar de que utilizan oraciones cortas, son capaces de comunicarse con total claridad. A esta edad también se acelera su desarrollo físico, social y emocional.

Si tu hijo tiene 3 años o más, puedes hacer que se implique en la creación del juguete. Puedes hacer que escoja las palabras que irán en cada vocal, así como ayudarte a pintar o dibujar. Al mismo tiempo, el niño puede empezar a comprender la importancia de un consumo sostenible, siempre que le expliques por qué crear juguetes es importante. 

Recuerda que, una parte de la elaboración del puzzle requiere cortar la imagen con un cúter y que eso tienes que hacerlo tú mismo, ya que es muy peligroso para ellos.

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments