Experimentos científicos para enseñar magnetismo a los niños

Última actualización: 12.05.21

 

El magnetismo es lo más cercano a la magia que los niños pueden experimentar, sorprendiéndose por cómo se mueven los objetos metálicos por la acción del imán. Además, este tipo de fenómenos son la oportunidad perfecta para mantener vivo el interés de los niños por la ciencia y realizar actividades divertidas en casa.

 

Si no eres un profesor de ciencias de educación primaria, quizás te sea muy difícil explicar qué es el magnetismo terrestre para niños, especialmente a tus hijos. Por esta razón, te proponemos algunos experimentos con magnetismo para enseñarles a los niños con hechos prácticos este fenómeno de la naturaleza. 

Pero, antes de empezar, es necesario refrescar algunos conceptos básicos.

 

¿Qué es el magnetismo?

Con esta palabra se define el fenómeno físico de atracción y repulsión que existe entre algunos metales e imanes. En la naturaleza, hay materiales que se atraen entre sí, como es el caso de la magnetita y el hierro, siendo considerado el primer elemento como un imán natural.

En la actualidad, existen diversos tipos de imanes, la mayoría de ellos fabricados de forma artificial con diferentes materiales para crear el campo magnético. En este sentido es muy fácil realizar trucos con imanes, ya que se pueden comprar en tiendas de manualidades, ferreterías e incluso por internet. 

Siguiendo con nuestro post vamos a explicar varios experimentos simples que servirán de ejemplo para enseñar qué es el magnetismo para niños. 

 

1. Magia con un clip

Usando los imanes para manualidades puedes realizar este experimento que los niños podrán replicar como un truco de magia con sus amigos. Para realizarlo necesitarás los siguientes materiales:

  • Un clip
  • Un imán
  • Cuerda
  • Un envase de vidrio que tenga tapa de metal
  • Cinta adhesiva 

Procedimiento:

Se debe medir la altura del frasco con la cuerda y cortarla a esa longitud. Después, deberás atar una de las puntas de la cuerda al clip. Seguidamente, se pega el extremo opuesto de la cuerda a la base interna del frasco, utilizando un poco de cinta.

El siguiente paso es pegar en la tapa. Deberás colocarlo de manera que al cerrar el frasco, este quede en el interior. Para hacer más interesante el experimento, voltea el frasco, de tal manera que el clip quede colgando. Lo interesante será que al hacerlo, el clip continuará siendo atraído por el imán y parecerá que está flotando.  

En esta actividad se puede apreciar como si el clip está suspendido en el aire, ya que la cuerda funciona como barrera para que este no se adhiera al imán. 

2. Arte magnético

Para los pequeños que aman pintar y mezclar colores, el uso de imanes puede reforzar sus actividades mientras aprenden también sobre magnetismo. En este experimento serán necesarios algunos materiales.

  • Pinturas de varios colores
  • Una caja de zapatos
  • Hoja blanca
  • Imanes 
  • Clip

Procedimiento:

En el fondo de la caja se debe fijar la hoja blanca con pegamento, cinta adhesiva o solamente colocarla para cubrir la superficie. Después, agrega varias gotas de pintura de diferentes colores con cierta distancia entre ellas a lo largo de la hoja. Ahora, coloca el clip en cualquier parte de la hoja y por debajo de la caja empieza a mover el imán.

La idea es que el imán atraiga el clip para moverlo entre las gotas de pintura, realizando una mezcla para crear una obra de arte. Al mismo tiempo le enseñas a los niños que el magnetismo tiene la fuerza necesaria para atravesar algunos materiales, como en este caso es la caja de cartón, para atraer los objetos, representados en esta situación por el clip. 

 

3. Pista de carreras

Las carreras de coches resultan atractivas para la mayoría de los niños, y para muchos adultos también. Por esta razón, una de las manualidades con imanes más entretenidas es la de crear una pista de carreras magnética. Para su elaboración, pueden poner a volar su imaginación y habilidades para dibujar una pista con muchas curvas y obstáculos con los materiales que mencionamos a continuación.

  • 1 coche de juguete metálico
  • 1 imán
  • Lámina de cartón de 40 x 60 cm
  • Pinturas
  • Palillo de brochetas
  • Cinta adhesiva

Procedimiento

En la lámina de cartón dibujen la pista de carrera que más os guste con curvas cerradas, obstáculos, giros y mucho más. Tomaos el tiempo necesario para pintar todos los detalles en el circuito y dejarlo secar bien. 

Mientras se seca, podéis ir pegando el imán en el palillo con ayuda de la cinta adhesiva y preparando el coche para la carrera. Al secar la pista, solo debéis colocar el coche en el lugar de salida y por debajo del cartón ir moviendo el imán sujeto con el palillo. La finalidad es mover el coche para que realice todo el circuito y demostrar, como en el experimento anterior, la fuerza del magnetismo a través de materiales que sirven de obstáculo. 

4. Slime magnético

Si entre los juegos favoritos de los niños está el de fabricar slime y jugar con los sets de playmobil profesiones a que son científicos, que en el laboratorio de química inventaron una sustancia peligrosa, este experimento les va a encantar. Se trata de un slime con propiedades magnéticas que se puede realizar con pocos materiales.

  • Jabón líquido o bórax
  • Pegamento escolar
  • Limadura de hierro (se puede comprar en ferreterías)
  • Imán

Procedimiento:

Lo primero a realizar es el slime, para ello se coloca el jabón líquido y el pegamento en un recipiente y se comienza a mezclar hasta obtener la masa pegajosa. Seguidamente, se añade la limadura de hierro, removiendo hasta que el slime se torne de un color gris.

Después, colocamos el slime en una superficie y acercando el imán en diferentes direcciones podemos observar cómo la masa es atraída hacia este. De igual forma, si colocamos el imán sobre el slime en pocos segundos desaparecerá porque la masa magnética lo habrá “tragado”.

 

5. Creando imanes

Es interesante observar en los juegos de imanes la capacidad de transferir imantación a otros materiales que estos tienen y en este experimento vamos a mostrarlo, usando los siguientes objetos:

  • Un destornillador común
  • Un imán
  • Varios clavos, tornillos o clips

Procedimiento:

Este experimento es muy sencillo, solo debes mostrar primero a los niños que el destornillador no tiene magnetismo y no puede atraer los clips o los tornillos.

Después, pídele a los pequeños que froten toda la parte metálica del destornillador con el imán unas 15 veces, siempre en la misma dirección. Ahora, díles que acerquen nuevamente el destornillador a los clips para ver que está funcionando como un imán. Este efecto durará tiempo limitado y es un ejemplo práctico de cómo la imantación puede transferirse a otros materiales al reunir los electrones del destornillador en una misma dirección cuando se frotó con el imán.

 

Suscribir
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments