5 experimentos científicos para niños

Última actualización: 22.09.21

 

Para los niños los juegos de causa efecto son realmente estimulantes. En este sentido, los experimentos son una excelente manera de divertirse y aprender conceptos de ciencia. Lo mejor, es que el hogar puede convertirse en un verdadero laboratorio de ciencia para niños con tan solo algunos ingredientes fáciles de conseguir.

 

Las actividades que involucran los sentidos suelen ser las más interesantes para los niños. Por eso, podemos ver que en los últimos años se han creado parques temáticos basados en la ciencia. En ellos los niños pueden recorrer el lugar sin restricciones para tocar, oler, escuchar, incluso probar. De hecho, se basan en experimentos sencillos para niños que no representan ningún riesgo y realmente logran sorprenderlos.

La buena noticia es que no necesariamente tienes que trasladarte a uno de estos sitios para descubrir qué es la ciencia para niños. Tu mismo puedes preparar algunos experimentos caseros que seguro le encantarán a tu hijo. No implican un gasto importante de dinero y sus ingredientes son muy fáciles de conseguir en cualquier supermercado. Para muestra, te traemos 5 experimentos para niños muy fáciles y divertidos.

 

Arcoíris en un frasco

Entre los experimentos caseros para niños no puede faltar este, que combina dos elementos muy atractivos para los niños: colores y líquidos.

Necesitas un frasco de cristal, preferentemente alto y no muy ancho, miel, agua, alcohol, líquido lavavajillas verde, aceite de oliva, agua, colorantes de tipo alimentario (azul o morado y rojo) y una pipeta o gotero.

El niño debe verter los ingredientes uno a uno, comenzando con la miel. Teniendo especial cuidado de que no toque los bordes del envase. Después, deberá continuar con el jabón lavavajillas. A continuación pídele al pequeño que mezcle un poco de agua con el colorante alimentario y que agregue el resultado poco a poco en el frasco. Para continuar, hay que incluir el aceite de oliva. El siguiente paso es importante que se realice con cuidado. Hay que mezclar el colorante alimentario rojo con el alcohol y, a diferencia de los otros ingredientes que se vierten en el centro del envase, este debe colocarse gota a gota con la pipeta o el gotero y dejar que el líquido escurra por los bordes hasta llegar a los demás ingredientes. La razón es que si lo haces desde el centro, puede traspasar y mezclar los demás líquidos.

El concepto que se puede aprender al realizar esta actividad es la diferencia de densidad que existe entre los ingredientes. Aparentemente todos son líquidos, pero el niño podrá descubrir al tocarlos que tienen texturas distintas, lo que los lleva a comportarse de forma diversa al tratar de ponerlos juntos en un mismo recipiente.

Globo misterioso

Si quieres realizar experimentos de química en donde la reacción entre ingredientes sorprenda a los niños puedes recurrir a este. Solo necesitas una botella de plástico vacía, un globo, bicarbonato y vinagre.

La forma de llevarlo a cabo es muy simple. El niño solo deberá colocar una cantidad de vinagre de alrededor de 100 ml en la botella de plástico. Después, dentro del globo y con mucho cuidado, habrá que introducir una cucharada de bicarbonato. Puedes hacer más sencillo este proceso usando un embudo. 

El siguiente paso puede ser el más complejo, pero no es difícil en realidad. Debes poner la boca del globo en la de la botella, pero con cuidado de que el contenido de bicarbonato no caiga en ella. Por tal motivo, te recomendamos que el globo no sea demasiado pequeño. De esta manera podrás doblarlo durante el proceso. Una vez que te asegures de que toda la boca de la botella ha sido cubierta con el globo, puedes pasar al siguiente punto.

Finalmente, el niño deberá voltear el globo para que el bicarbonato caiga en el vinagre y se produzca la reacción.

Este es uno de los clásicos experimentos para niños de primaria que no importa cuántas veces se realice, siempre resulta interesante. Con este se puede aprender que al combinar varias sustancias pueden reaccionar. En este caso, se genera dióxido de carbono, un gas que infla el globo.

 

Agua mágica

Hay muchos experimentos con agua, pero este podría interesarte por lo fácil que es de realizar. Solo necesitas dos vasos iguales, un pedazo de plástico y colorante alimentario. Puedes usar un recorte de alguna bolsa, por ejemplo. 

Uno de los vasos lo llenarás hasta el borde con agua muy fría; si se puede que tenga algunos cubos de hielo derretidos. En el otro vaso deberás poner agua caliente. Para tal fin, si tienes uno de los mejores termos eléctricos del mercado es momento de que lo aproveches. De lo contrario, puedes usar el horno de microondas o la estufa. Te recomendamos agregar el colorante al vaso de tu preferencia, para diferenciarlos. 

Ahora, cubre el vaso de agua fría con el plástico muy bien y dale vuelta. El objetivo es colocar este vaso con su contenido sobre el otro, que tiene el agua caliente.

Posteriormente, y con mucho cuidado, retira el pedazo de plástico que mantiene separados los líquidos. El niño podrá notar que ocurre un movimiento de agua dentro, que es provocado por la actividad de las moléculas, pero también por la diferencia de temperatura.

Desarrollo de las plantas

Si tu hijo no ha tenido la oportunidad de observar cómo brota una planta, entonces no esperes más. Entre los experimentos con plantas más sencillos puedes intentar este, que consiste en hacer germinar algunas semillas. Las lentejas, alubias o alfalfa son, quizá, las opciones más fáciles.

Bastará con que dejes remojando una noche las semillas y en los días posteriores solo las conserves húmedas. Con el paso de unos cuantos días los brotes comenzarán a aparecer y, si lo deseas, tu hijo puede realizar un pequeño huerto con ellas.

 

Dibujo animado

Para finalizar este conteo de 5 inventos caseros para niños te presentamos este que encantará a los más pequeños. Solo necesitas un rotulador para pizarra blanca, un plato llano de porcelana y un poco de agua a temperatura ambiente.

Pídele al niño que realice un pequeño dibujo en la superficie del vaso. Acto seguido, habrá que verter poco a poco el agua en el plato. Si quieres hacer más interesante el momento, puedes ofrecerle un gotero. 

Debido a la insolubilidad del dibujo, este se desprende del plato y se moverá, lo que resulta interesante y hasta hilarante. Por eso es uno de los inventos para niños favoritos de la red.

Como nota importante, te recomendamos que, al realizar cada uno de estos experimentos fáciles, siempre utilices una dinámica de introducción, en donde se presenten los ingredientes y se analicen sus características físicas. Al concluir el experimento se debe reflexionar sobre las observaciones que el niño puede percibir. De otra manera, solo podría caerse en un simple acto de “magia sorprendente” que no tiene explicación, lo que no lleva a ningún aprendizaje científico.

Para completar el aprendizaje científico de los niños más grandes, también puedes recurrir a otros recursos interesantes como los sets de Lego Technic, que pueden proporcionar horas de entretenimiento y diversión. Lo que puede convertir tu hogar en un pequeño laboratorio de robótica.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS