Egipto para niños: Historia

Última actualización: 22.09.21

 

La historia del antiguo Egipto resulta especialmente interesante para los niños, no solo como contenido educativo, sino también de entretenimiento, además, sirve tanto para estudiantes de primaria como para niños más grandes, ya que debe ser parte de la cultura general de cualquier persona.

 

El inicio de una civilización increíble

Hace mucho, mucho tiempo, unos 5.000 años, en un país muy lejano llamado Kemet vivía un pueblo a orillas de uno de los ríos más largos del mundo, el Nilo. Es lo que hoy conocemos como Egipto. Allí la mayoría de los niños y los adultos vivían en el campo, rodeados de naturaleza, criando animales y cultivando vegetales. Los hombres araban la tierra y las mujeres se encargaban de sembrar y recoger los frutos.

Sin embargo, el ganado, las frutas, verduras y cereales no les pertenecían a las personas que trabajan, ya que eran campesinos y esclavos. Los dueños de todo eran los nobles y el faraón, es decir, el rey y los descendientes de las familias ricas, que no vivían en el campo sino en las ciudades. Los trabajadores del campo tenían casas egipcias muy pobres, fabricadas con barro y paja, mientras que los poderosos contaban con palacios de piedra y casas muy resistentes hechas de ladrillo y madera. Pero los faraones no son los villanos de la historia del antiguo Egipto, gracias a su poder de organización, también lograron que la sociedad Egipcia fuera muy próspera.

 

El rol de los niños en el antiguo Egipto

Aunque los niños del campo tenían que trabajar, también les gustaba divertirse en los ratos libres. Algunos jugaban a las batallas en el río, formando equipos y tratando de lanzar a sus oponentes desde las barcas, otros preferían cantar y bailar tomados de las manos al ritmo de la música. Los hijos de los faraones de Egipto jugaban con pelotas y muñecas, mientras que a los pobres les gustaba hacer girar la peonza. Los muñecos de madera en forma de animalitos eran juguetes para niños de 3 años (verifica, pulsando este enlace, algunas opciones) o cualquier edad, pero resultaban muy caros y escasos, ya que había muy poca madera en Egipto y tenían que traerla de muy lejos, por lo que podemos pensar que solo un niño muy rico podía tener este tipo de figuras en el organizador de juguetes.

La importancia del estudio en la civilización Egipcia

En la civilización Egipcia era muy importante estudiar, porque esto permitía construir casas más resistentes, así como vender y comprar alimentos de forma más inteligente. Pero había muy pocas escuelas, es por esto que sólo los niños que pertenecían a la parte superior de la pirámide social de Egipto podían recibir educación formal. Los de la parte inferior eran educados en casa; los hombres enseñaban su oficio a los niños y las mujeres formaban a las niñas según las tareas que ellas sabían hacer.

En aquella época, las escuelas estaban localizadas al lado de los grandes templos y la mayoría de los profesores eran sacerdotes. También, había colegios cerca de los edificios del gobierno y los escribas se encargaban de dar clases. Aunque no fueran demasiado ricos, los niños que eran familiares de sacerdotes y escribas podían recibir clases en las escuelas. Ya te imaginarás cómo vestían los egipcios. Exacto, los ricos con elegantes telas y los pobres de manera muy humilde, algunos incluso solo tenían taparrabos.

 

¿Cómo eran las escuelas en el antiguo Egipto?

Podríamos decir que eran institutos parecidos a los de ahora, la jornada duraba varias horas y había un período de descanso que coincidía con las horas en las que hacía mucho calor. Y es que en el antiguo Egipto subía fácilmente la temperatura hasta 35 °C e incluso más por las tardes. Como ocurre ahora, después de las clases, los niños volvían a sus casas. 

Sin embargo, las niñas no iban a la escuela, sino sólo los niños. Esto es debido a que las tareas estaban muy divididas en ese país; las cosas que hacían las mujeres no las podían hacer los hombres y viceversa. En eso eran muy diferentes a nosotros, en la actualidad, cualquiera sabe que todas las cosas que puede hacer un niño, también es capaz de hacerlas una niña. 

¿Qué aprendían los niños en las escuelas?

Podemos decir que en las escuelas impartían clases de jeroglíficos para niños, ya que ellos practicaban la escritura copiando textos donde las letras eran figuras de animales y objetos, para esto utilizaban tablillas de madera cubiertas con yeso. Se trataba de pequeñas pizarras que permitían borrar y volver a escribir muchas veces. Los niños más grandes y los profesores utilizaban el papiro, que es una lámina de papel extraída de una planta acuática. Así los jóvenes estudiaban la historia de Egipto y los cuentos escritos por maestros egipcios de la literatura.

Sin embargo, también les gustaban las ciencias. Desde pequeños los niños egipcios aprendían matemáticas básicas, tales como sumas y restas. Más adelante, aprendían a multiplicar y dividir, pero eso no es todo, eran tan inteligentes que sabían hacer cálculo de quebrados con números enteros escritos con signos jeroglíficos.

Los niños también aprendían astronomía, para poder calcular la llegada de las estaciones, aritmética, para hacer cuentas a la hora de comprar y vender productos. Además, debido a que el río Nilo crecía una vez al año, también estudiaban geometría para saber cuáles eran los límites de seguridad y así construir las casas, edificios y pirámides.

 

¿Te gustan las pirámides? 

Hemos llegado a uno de los temas más interesantes de la cultura de Egipto. Quizás hayas visto alguna vez dibujos o fotos de las enormes pirámides que todavía están en Egipto después de miles de años. Este ha sido durante mucho tiempo un gran misterio, pero poco a poco los arqueólogos han descubierto muchos secretos enterrados en estos monumentos. De allí han surgido las grandes historias sobre los dioses egipcios para niños.

Las principales pirámides de Egipto se llaman Keops, Kefrén y Micerino. En realidad, eran tumbas enormes, porque los egipcios creían en el más allá, por esta razón, convertían a los faraones en momias y los colocaban en sarcófagos dentro de las pirámides para que llevaran una vida segura, tranquila y solitaria después de la muerte. No te preocupes, podemos estar tranquilos, no hemos sabido de ninguna momia que haya vuelto a la vida, eso solo ocurre en las películas, sin embargo, existen cuentos de egipto para niños que pueden ser escalofriantes.

Para finalizar, debes saber que las pirámides fueron construidas por campesinos y ciudadanos comunes, a quienes el faraón les daba trigo, cebada y sal por su buen trabajo en las obras. Pero detrás de todo estaban las mentes maestras de los ingenieros y arquitectos que decían exactamente donde había que colocar cada piedra. Aun en la actualidad, los expertos en construcción se quedan admirados al ver las pirámides, por lo que podemos decir que los faraones egipcios y su pueblo continúan inspirando respeto después de miles de años.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS