Cómo escoger juguetes educativos que integren a los niños con capacidades especiales

Última actualización: 18.09.20

 

Los juguetes son básicos en la formación y el desarrollo de los niños, ya que estimulan su aprendizaje en los primeros años de su vida, al tiempo que les permite conocer el mundo que les rodea y aprender a relacionarse con él. Sin embargo, para los niños con capacidades diferentes, encontrar un juguete adecuado a sus necesidades puede ser muy difícil.

 

Actualmente, hay cerca de 60.000 niños entre los 0 y 6 años, con algún tipo de diversidad funcional en España. Para estos niños, los juguetes suponen un pilar fundamental en su desarrollo, sin embargo, casi la mitad de las familias con niños con capacidades diferentes, encuentran muy complicado encontrar un juguete que se adapte a las necesidades de sus pequeños. 

Tras un estudio realizado por la AIJU (Instituto Tecnológico del Producto Infantil y Ocio), en colaboración con la ONCE y CEAPAT encontraron que solo el 21% de los juguetes estaban diseñados pensando en las necesidades de niños con discapacidades motoras, un 86% lo estaba para niños con problemas auditivos y un 44% eran adecuados para niños con discapacidad visuales. Lo más alarmante, es que solo un 5% de los juguetes estudiados, eran válidos para los tres grupos simultáneamente.

Diseñar y elaborar juguetes educativos e integradores, pensados para niños con todo tipo de necesidades y capacidades diferentes, sigue siendo la tarea pendiente de muchos fabricantes de juguetes. Algunas iniciativas, como Juguete Integrador buscan adecuar los juguetes del mercado para que puedan ser utilizados por todo tipo de niños, sin importar sus capacidades o necesidades. 

Este tipo de proyectos, identifica cuatro grandes grupos de capacidad especiales y cada uno de ellos requiere juguetes que cumplan con unas características concretas.

¿Cuáles son los mejores juguetes para integrar a los niños con capacidades diferentes?

A la hora de escoger el mejor juguete educativo para niños con capacidades especiales, deberás tener en cuenta varias cosas. La primera que sean juguetes normales, pero adaptados para cumplir con sus necesidades particulares. Y la segunda es que, estos juguetes deben estar diseñados para responder a necesidades especiales, ya sean ergonómicas o funcionales.

 

Juguetes para niños con diversidad funcional auditiva

Los juguetes para niños con diversidad funcional auditiva, deben estar adaptados a sus necesidades. Por ejemplo, los juguetes que hablan y enseñan colores o conceptos básicos, deberán contar con una transcripción. Estas explicaciones gráficas deben ser sencillas de comprender para un niño. También deben disponer de mecanismos para el control del volumen, de forma que los niños pueden adecuar el volumen del juguete a sus necesidades o disponer de una entrada de auriculares.

También deberían disponer de algún sistema que traduzca los sonidos a otro estímulo que resulte perceptible para el niño, como luces, vibraciones o imágenes. Al mismo tiempo, sería ideal iniciarlos en la lengua de signos, buscando cuentos infantiles adaptados.

Para estos niños, el mejor juguete sería un puzzle, pelotas, muñecas que no emitan sonidos, disfraces, plastilina o juegos teledirigidos.

 

Juguetes para niños con diversidad funcional visual

El mayor problema de los niños con problemas o faltas de visión, puede ser la falta de estímulos. Estos niños suelen tener un déficit de motivación, ya que la mayoría de los juguetes están diseñados para ofrecer estímulos visuales como formas y colores brillantes y atractivos. Para motivar y estimular a estos niños, los juguetes deben disponer de estímulos sensoriales realistas y fáciles de reconocer por el pequeño. Para niños con un simple déficit visual, se deben emplear colores muy vivos y que no causen problemas, mientras que para niños con una diversidad severa, se deben emplear estímulos fácilmente reconocibles mediante el tacto.

También deberías escoger juguetes que introduzcan al niño al sistema Braille, con ilustraciones en relieve. En juguetes que dispongan de texto, se deberá sustituir este por algún tipo de grabación.

Elige juguetes como radios, ordenadores, muñecas que hablan, libros con texturas o bolas que hagan ruido al moverse.

Juguetes para niños con diversidad funcional motora

El mayor problema de los niños con diversidad funcional motora, suele concentrarse en la motricidad fina y en los juguetes que contemplan algún tipo de movimiento o desplazamiento. Para los niños con casos leves o moderados, los juguetes deben ser fáciles de manipular, con piezas grandes y redondeadas que les permitan coger, apretar e interactuar con el juguete sin problemas. Estos juguetes deben ser ligeros o estar acolchados para evitar golpes o impactos dolorosos. 

En caso de juguetes con botones, estos deben disponer de algún sistema de control de respuesta y no deben exigir rapidez, ni requerir que se pulse más de una vez seguida.

Para niños con diversidad motora severa, los juguetes deben disponer de una estructura compacta, que no se caiga o se rompa con facilidad. Al mismo tiempo, deben disponer de áreas de sujeción grandes y diseños que ofrezcan múltiples áreas de sujeción y que sean fáciles de alcanzar para el niño.

Para estos niños, lo más adecuado son juguetes como peluches, cuentos grandes y de manejo fácil, rompecabezas con imanes, juguetes de construcción de piezas grandes y simples.

 

Juguetes para niños con diversidad funcional intelectual

Para estos niños, los juguetes más adecuados serán aquellos que supongan un estímulo para sus habilidades cognitivas o intelectuales. Los juguetes deberán estimular su atención, la memoria y reforzar los hábitos de autonomía personal, buscando siempre reforzar la autoestima y el correcto desarrollo de sus habilidades.

Estos niños necesitan juguetes con diseños realistas y lo más sencillos posible, ya que de otra forma no les resultarán atractivos. También deben ser de manejo fácil, sin mecanismos complejos y, en caso de ser juguetes interactivos, deben ofrecer tiempos de respuesta largos. Para juegos de tipo mesa o con reglas, estas deben reducirse al máximo y ser lo más fáciles de comprender posible.

Los juguetes más indicados para niños con diversidad funcional intelectual son los peluches, los cuentos cortos y sencillos, juguetes multifunción con formas geométricas, laberintos y ábacos, plastilinas, libros para colorear, rompecabezas simples y todo tipo de juguetes con música y sonidos.

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments