Cómo elegir juguetes sin caer en las connotaciones de género

Última actualización: 20.10.20

 

Durante muchos años, los juguetes han sido un reflejo de la sociedad. En los catálogos y folletos abundaban los productos vinculados al cuidado del hogar y de los hijos para las niñas y los de ciencia, tecnología y deporte para los niños. Por suerte, este paradigma ha cambiado. Un cambio al que podemos sumarnos haciendo una elección correcta en estos juguetes.

 

Uno de los aspectos de los que nuestra sociedad puede enorgullecerse hoy día es de que estamos cambiando respecto de todos aquellos aspectos relacionados con las connotaciones de género y la discriminación que estas causan. Cada vez es más intensa la respuesta negativa ante las actitudes machistas, se denuncian los anuncios de carácter sexista y se condena con mayor intensidad cualquier violencia contra la mujer.

Sin embargo, aún queda mucho por hacer. Uno de los puntos más importantes de este trabajo pendiente es formar a las nuevas generaciones para que no caigan en los estereotipos de género del pasado. Algo que podemos lograr a través de una buena elección de juguetes, que vaya más allá de los patrones clásicos y más rancios.

Este es uno de los aspectos donde queda mucho por hacer, pues aún se siguen relacionando ciertos juguetes con un sexo determinado o se presentan fotos y diseños que mantienen patrones teóricamente ya superados, como el de que las niñas cocinan, limpian y cuidan a bebés, mientras que los niños juegan con coches, hacen deporte o usan herramientas y bancos de trabajo.

Por fortuna, con un poco de sentido común y las orientaciones que te daremos en este artículo, no tendrás que preocuparte por caer en estos juguetes sexistas y dejar de lado las connotaciones de género.

Rompiendo los estereotipos

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de elegir uno de estos productos es que no existen juguetes para niños y para niñas. Los juguetes como tales no tienen un sexo específico, a menos que la sociedad o el fabricante se lo quieran fijar. Por lo tanto, no hay nada de malo en que una niña juegue con una pelota o un coche de carreras, igual que tampoco es un problema que un niño se divierta con una cocina o una muñeca. En el momento en que asumamos este primer planteamiento, tendremos mucho resuelto.

Otro elemento que tradicionalmente se ha utilizado para establecer un determinado sexo para un juguete son los colores. Todo lo que tenga el rosa en alguna de sus tonalidades se destina a las niñas, mientras que los juguetes de color azul se enfocan a los niños. Algo absurdo a los ojos de los más pequeños, pero que con el paso del tiempo y la edad incluso sirve de elemento de burla, especialmente en contra de los niños que cometen el “delito” de llevar una bicicleta rosa, por ejemplo. Por lo tanto, no está de más enseñarles a nuestros pequeños que los colores no son más que eso, simples colores.

 

Lo que importa son sus preferencias

El juego tiene tal importancia en el desarrollo de la personalidad de nuestros pequeños que puede llegar a establecer sus gustos futuros de cara a elegir una profesión. Los juguetes son elementos con los que los más pequeños pueden desarrollar su personalidad, siendo una herramienta fundamental para el desarrollo físico, cognitivo e incluso al aspecto social de los más pequeños.

Por tanto, es obvio que por encima de sesgos sexistas y otros elementos que no estén relacionados con lo que a nuestro jugador le interesa deben estar siempre las inquietudes que presenta. Un niño que quiera cocinar o una niña que quiera construir edificios con bloques no son nada que se salga de lo habitual, sino que simplemente son personas libres en un proceso de construcción personal y que requieren de esas herramientas concretas por sus propias preferencias.

Es cierto que puede chocar tanto un niño que quiera hacer ballet como una niña que quiera jugar al fútbol, especialmente a los ojos del antiguo paradigma que venimos comentando. Pero si hemos tenido la precaución de eliminar de nuestra propia mente esos sesgos, entonces estaremos en la disposición perfecta para satisfacer esa curiosidad propia de nuestros pequeños. Una vez hecha esta limpieza mental, la elección de ese juguete es mucho más sencilla, por tener esas preferencias personales como referente.

¿Y qué ocurre con los juguetes STEM?

Los juguetes STEM son aquellos ligados al desarrollo de habilidades en campos como la ciencia, la ingeniería, las matemáticas y la tecnología. Entre estos juguetes podemos encontrar los kits de Lego Technics, los robots de BQ y una amplia oferta de kits tecnológicos, con los que es fácil desarrollar todo tipo de diseños, conforme a la naturaleza de cada uno de estos productos.

Pensemos que el campo de la tecnología y la ciencia en general ya es un apartado en el que las mujeres tienen una presencia reducida, siendo un problema enquistado la forma en que se debería actuar para fomentar estas vocaciones. El problema es que estas connotaciones a veces se mantienen en los propios productos. Como ejemplo, si echamos un vistazo a una comparativa de sets de Lego Technics, encontraremos muchos modelos para fabricar vehículos de alta gama o máquinas de construcción, vinculadas generalmente a los niños. No obstante, la gama también ofrece cada vez más kits abiertos y con los que hacer de todo, así como otros planteamientos diferentes a los más clásicos.

Precisamente este es el aspecto por el que debemos apostar. Tal como venimos comentando, cuanto más neutro sea el planteamiento del juguete STEM que tengamos pensado regalar, mejor será para que el mismo sea aceptado y resulte útil en su cometido, más allá de divertir, claro.

Una idea en la que encajan perfectamente los robots generalistas, los kits abiertos o los juegos de laboratorios y experimentos. Todos estos juguetes deben estar libres de los colores “de género” que hemos comentado y tener un enfoque neutro en todos sus elementos. Todo ello sin olvidarnos de lo más importante: de adaptar el juguete a la edad de la destinataria y también a sus preferencias, dentro de las opciones disponibles en estos STEMs. Una solución sencilla de ejecutar y perfecta para que nuestros pequeños siempre jueguen como quieran y no como los viejos arquetipos les diga.

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments