Ciencia para niños

Última actualización: 26.02.21

 

Los experimentos para niños no se deben limitar sólo a un aula de clases. Desde sus hogares los pequeños también pueden aprender nuevos conceptos mientras realizan experimentos de física y química. De ahí que, al compartir con sus familiares podrían comprender y fascinarse por el grandioso mundo que les rodea.

 

Desde que los niños nacen, se nota su deseo por conocer y entender el mundo. Es por ello, que no solo se consuelan con su juguete para niños de 3 años o más, sino que incluso se fascinan por la ciencia y más aún por los experimentos. Además, estos les ofrecen a los niños un buen rato de risas y diversión.

 

Benéficos de la ciencia en los niños

Los experimentos científicos para niños de primaria favorecen sus habilidades de observación, les generan un gran entusiasmo y curiosidad por resolver un problema. De igual manera, son una alternativa para impulsar en los niños el trabajo en equipo, la organización grupal y el respeto por las opiniones de otros. Son tan favorables para su formación que incluso les invitan a desarrollar un espíritu crítico para comparar resultados y les motivan a mejorar la rigurosidad y compromiso en el trabajo realizado.

 

4 alternativas para experimentar desde casa

 

Volcán casero

En una mesa coloca algunos pliegos de papel periódico para no manchar el espacio, posteriormente sitúa un vaso boca arriba y con una pasta para modelar o arcilla cúbrelo dándole forma de una montaña, sin forrar el agujero, pues evidentemente será el cráter. Una vez que hayan pasado cerca de tres días y esté bien seco, utiliza algunas pinturas para darle un toque de realismo y déjalo secar. 

Para conseguir la lava tendrás que añadir dentro del vaso una buena cantidad de bicarbonato de sodio, unas cuantas gotas de colorante rojo y una cucharada de detergente líquido concentrado. Con una cuchara mezcla los tres ingredientes anteriores. Después, añade un poco de vinagre y obtendrás el efecto lava saliendo de la boca del volcán. 

Aunque los experimentos químicos para niños te parezcan magia, cada uno de ellos tiene su explicación. Incluso si son experimentos fáciles, como en este caso, en que la reacción química se produce al juntar el bicarbonato con el vinagre y gracias al detergente tiene un aspecto espumoso.

Escritura secreta

Este es uno de los inventos para niños más fáciles de desarrollar, ya que solo deberás extraer en un vaso el zumo de un limón y mojar un palito o bastoncillo, para después invitar al pequeño a escribir en un folio cualquier palabra que se le venga a la mente. Una vez seco el papel, parecerá que no hay ningún escrito, pero al ponerlo cerca del calor emitido por una vela la tinta se volverá visible. Entre los experimentos sencillos para niños la escritura secreta tiene una simple explicación; dado que el zumo de limón se oxida con el calor, en la hoja se genera una sustancia marrón, que precisamente deja al descubierto las letras ya escritas.

 

Lámpara de lava

No dejes de crear con tus pequeños experimentos científicos fuera de lo convencional. Tal sería el caso de la lámpara de lava. Para lograrlo, hay que echar en menos de la mitad de un vaso un poco agua y, al igual que en el experimento donde el aceite y el agua no se mezclan, por más de que los revuelvas, también añade algo de aceite sin llegar al borde del vaso.

Tras dejar reposar ambos líquidos añade unas gotas de colorante y remueve despacio con una cuchara, para que se disuelva en el agua. Posteriormente, coloca el vaso en una mesa de vidrio transparente e ilumina con ayuda de la linterna de un móvil desde abajo.  Apaga las luces de la habitación y seguidamente agrega dentro de la mezcla una pastilla efervescente. 

Podrás notar como automáticamente al disolverse comenzará a desprenderse gases de dióxido de carbono, que irán arrastrando gotas de agua con color a través del aceite y cuando lleguen a la superficie el gas desaparecerá provocando que las gotas bajen de nuevo. Toda esa combinación de fluidos genera un efecto muy parecido al de las lámparas de lava. 

Un viaje colorido

Deberás cortar un papel de cocina en cuatro tiras y colocar varios vasos en fila; una vez que todos estén en posición deberás llenarlos con agua y agregarle un colorante particular a cada vaso, pero recuerda de dejar un vaso vacío entre cada uno de ellos. Seguidamente colocarás los extremos de las tiras de papel previamente cortadas entre los vasos, sin dejar demasiado espacio entre los mismos. 

Observarás que al terminar el procedimiento las servilletas comienzan a absorber el agua y el vaso que antes estaba vacío se llenará. De ahí que, los niveles de agua entre todos los vasos serán iguales. Si notas que el agua no asciende, tendrás que agregarle más agua a cada uno de los vasos a los que corresponde. 

Todo ese viaje de agua se conoce como el fenómeno de acción capilar, que es precisamente la capacidad que tienen los líquidos para fluir hacia arriba por espacios pequeños sin importar que desafíen la gravedad. En este caso los huecos en el papel actúan como tubos capilares que se encargan de elevar el agua. 

Con este tipo de juegos de experimentos lograras divertirte al usar tu imaginación para cambiar y experimentar con distintos volúmenes, marcas de toallas o las alturas de los vasos.

Llevar a casa la ciencia es tan sencillo, que simplemente con algunos materiales que estén al alcance y algo de imaginación se obtienen experimentos fáciles para niños, que además sean rápidos y seguros. Sin embargo, siempre se requiere de la supervisión de un adulto. 

Además, conviene que estés prevenido con algunas herramientas de limpieza a mano. Si te preguntas por dispositivos electrónicos que faciliten esta labor, debes saber que hay aspiradoras electrolux con precios asequibles que te podrían ayudar a limpiar no solo después de practicar ciencia, sino cada día.

 

Suscribir
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments