Así puedes escoger juguetes educativos ecofriendly para tu pequeño

Última actualización: 17.09.20

 

Los niños utilizan el juego para aprender, desarrollan personajes y habilidades, y asumen roles. En la actualidad, resulta más importante que nunca que los niños aprendan desde muy pequeños el valor de la sostenibilidad y del reciclaje, la importancia de reducir nuestra huella ecológica y evitar el uso de plástico no biodegradables. Por eso, ¿qué mejor forma de enseñarles la importancia de la naturaleza que introduciendo juguetes sostenibles en sus vidas?

 

Ha sido un proceso lento, pero los hábitos sostenibles han ido introduciéndose en nuestras vidas poco a poco. Desde nuestra forma de vestir al consumo, pasando por la alimentación, cada vez se cuida más lo que se compra, evitando plásticos y productos que puedan ser dañinos para el medio ambiente en general. 

Este cambio hacia lo ecofriendly pasa también por los hábitos de nuestros hijos. En el futuro, ellos deberán tomar el relevo y seguir cuidando del planeta, por lo que será importante enseñarles desde un primer momento el valor de los productos reciclados y reciclables. Antiguamente, la mayoría de juguetes se fabricaban con materiales no contaminantes, como maderas, latón, cuerda o trapo. Sin embargo, desde hace unos años, las estanterías de las jugueterías están llenas de plásticos y telas sintéticas que son dañinas para el medio ambiente.

Un primer paso hacia una vida más sostenible pasará por educar a nuestros pequeños en el uso de materiales ecofriendly de una manera tan sencilla, como cambiando esos juguetes de plástico, por otros de materiales menos agresivos, como la madera, el cartón o el corcho. Pero, ¿cómo puedes saber qué juguete escoger cuando las estanterías están repletas de plásticos?

¿Por qué escoger juguetes educativos y ecofriendly?

En primer lugar, muchos juguetes de plástico contienen componentes químicos que pueden ser tóxicos. Estos plásticos son derivados químicos del petróleo y pueden contener ftalatos o bisfenol A, dos elementos tóxicos y peligrosos. Los niños, sobre todo los más pequeños, tienden a meterse los juguetes en la boca, lo que puede ocasionar graves problemas de salud.

Muchos de estos plásticos, ni siquiera son reciclables, por lo que terminarán en la basura y, más tarde en vertederos y plantas de tratamiento de basuras que no se preocupan de separar los plásticos. Estos plásticos no reciclados suelen acabar en entornos naturales, como bosques o mares, donde se degradan muy lentamente, soltando partículas y micropartículas que son muy contaminantes.

Escoger el mejor juguete educativo (puedes encontrar aquí algunas opciones para comparar) y ecofriendly va más allá de la conservación de la naturaleza. Dar a tu pequeño juguetes sostenibles elaborados con corcho, algodón y maderas naturales, te permite enseñarle la importancia del consumo responsable, lo que le permitirá desarrollar una relación más sana con la naturaleza a través de todos estos elementos naturales.

Como hemos dicho, los juguetes más antiguos, esos que hoy en día se consideran de coleccionismo y que se pueden ver en museos de todo el mundo, ya estaban fabricados en este tipo de materiales, por lo que estamos ante algo más que una moda pasajera. Los juguetes de madera o de trapo son mucho más duraderos que los de plástico, por la simplicidad de su construcción están hechos para que duren y para estimular su imaginación, ya que no bastará con pulsar un botón para que el juguete haga cosas, sino que tendrán que ser ellos mismos los que imaginen todo lo que puede hacer.

Además, al contrario de lo que se cree, estos juguetes no son más caros. Como acabamos de explicar, son juguetes fabricados para durar años y años, por lo que a la larga supondrán un ahorro, ya que se quedarán mucho tiempo con tu pequeño. 

 

¿Cómo escojo el mejor juguete ecofriendly para mi niño?

No basta con tomar la decisión, también hay que saber cómo escoger el mejor juguete reciclable y sostenible para tu pequeño. Hay que saber en qué fijarse, para no acabar haciendo una mala elección. Por ejemplo, si vas a comprar un juguete de madera para tu niño, debes asegurarte de que disponga del certificado FSC (Forest Steward Council), es decir que esté elaborado con maderas procedentes de talas sostenibles y controladas.

Para los juguetes de madera, lo ideal es apostar por aquellos elaborados con madera de bambú. Estas maderas se regeneran de forma natural y muy rápida, por lo que no requieren del uso de pesticidas o fertilizantes químicos. La mayor pega de esta madera es que las plantaciones no suelen encontrarse aquí, sino que son asiáticas.

Otros materiales vegetales por los que deberías apostar son el corcho y el caucho. En el caso del caucho, que se suele utilizar en mordedores y juguetes para bebés, es especialmente importante que escojas solo caucho natural sin nada de aditivos y, a ser posible, procedente de plantaciones controladas y no de explotaciones. El corcho procede del alcornoque, un árbol común en España y en todo el Mediterráneo, por lo que siempre será una alternativa mejor.

Tampoco te puedes olvidar de los productos con los que han sido tratados los juguetes. Si llevan pintura, deberás fijarte en que sean pinturas al agua no tóxicas, algunas marcas de juguetes sostenibles están comenzando a utilizar pinturas naturales elaboradas a partir de colorantes alimentarios. Para los juguetes de varias piezas, que contienen algún tipo de pegamento, deberás elegir solo aquellos que estén elaborados con pegamentos naturales, con bases vegetales y nunca químicas o animales.

De la misma forma, debes fijarte en los tratamientos que incorporan muchos de estos juguetes. Las lacas y los barnices también deben ser vegetales. En este sentido, muchas empresas solo utilizan ceras y aceites naturales o vegetales.

En cuanto a los juguetes de tela, escoge solo aquellos con certificado GOTS (Global Organic Textile Standard) y que se hayan elaborado con telas naturales como el algodón, la lana o el lino, que no utilicen pigmentos tóxicos y que provengan de plantaciones ecológicas. 

Aunque la mejor decisión que puedes tomar para enseñar a tu hijo a cuidar del planeta es no tirar los juguetes. Haz que duren. Enséñale que, antes de tirar algo a la basura, lo mejor es tratar de arreglarlo.

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments